Preludio / En La Bahía (Katherine Mansfield)

Desgraciadamente el mercado de mi país no ofrece demasiadas opciones para leer los relatos de una escritora tan importante como Katherine Mansfield; Por un lado existe una compliación llamada “Fiesta en el jardín” de Editorial Juventud, y también otra del mismo nombre en la lujosa editorial RBA. Por otro lado (y con algo de suerte), podremos encontrar la antigua edición de “Preludio y otros relatos” editada por Alianza). Fuera de esas opciones, la única editorial que se ha preocupado de editar la narrativa completa de la autora es Alba, sin embargo, sus ediciónes de alto costo son casi inaccesibles para el grueso del público lector. Por eso me dio mucho gusto encontrar este breve y económico libro de Fontamara, mismo que reúne dos novelas cortas que pueden considerarse “hermanas” en la producción de la escritora neozolandesa: “Preludio” y “En la Bahía”.

preludio-en-la-bahiaEl calificativo obedece a que los dos relatos involucran a los mismos personajes y comparten la misma temática; la familia Burnell (cuyos miembros son en su mayoría personas del sexo femenino) se ve obligada a mudarse de la ciudad al campo, casi a las orillas del mar. de modo que todos los personajes tendrán que pasar por un periódo de adaptación que dará paso a un sinumero de inquietudes (en especial, la esposa Linda y su hermana la tía Beryl; caracteres que posiblemente reflejen una buena parte del mundo interior de la misterosa escritora). Ambas historias están divididas en más de diez capítulos cada una y su lectura será rápida y fácilmente asimilable No obstante, habrá que analizar algunas de sus características:

El austero narrador confía bastante en la inteligencia y capacidad perceptiva de sus lectores; sus descripciones incluyen el entorno pero omiten la acción, de modo que el lector debe deducir las incidencias del relato según lo que expresan los abundantes diálogos (sus omisiones son tan notorias que el lector debe adivinar incluso el parentesco entre los personajes). Entre las muchas licencias que este narrador se concede figura la paridad entre los hechos actuales, los recuerdos y los sueños;  incuso las fantasías de los personajes son citadas como si estuvieran sucediendo en la realidad, por lo que usted deberá desarrollar un criterio para distinguirlas. Estas particularidades no significan que el libro sea difícil de leer, sino que ilustran el ánimo de inovación de la época en que fue escrito; si bien, el modo de relatar puede ser artificioso, la prosa en sí misma resulta muy fluída y simple.

Ambos relatos carecen de argumento. Tratan sobre sensaciones, deseos, frustraciones y pequenas alegrías. Si en el primer libro de relatos de la escritora “En una pensión alemana” la figura de Antón Chéjov resulta muy evidente, ahora nos viene a la mente la influencia de Virginia Woolf, por su gran sensibilidad para representar sentimientos profundos y fugaces. Sin embargo, el posicionamiento de Katherine Mansfield es más vigoroso, juvenil, e irreverente (Recordemos nuestra escritora no tuvo la oportunidad de “madurar” pues falleció a los treinta y cuatro años). En efecto, muchas de sus alegorías  no representan otra cosa sino la insatisfacción sexual de la mujer, tema que aún en las primeras décadas del siglo XX resultaba transgresor, casi revolucionario.

En esa dinámica, la protagonista Linda Burnell delega en su madre la autoridad que le correspondería como jefa del hogar. El recelo que siente por su exitoso marido Stanley, la vuelve apática y falta de autoridad. Su joven hermana Beryl anhela casarse pero las nuevas circunstancias juegan en su contra. Las niñas pequenas resienten la hostilidad del nuevo entorno y la rudeza en el contacto con los vecinos; personajes bizarros cuya simpleza complica la situación de la familia. El único personaje que parece estar feliz en estas circunstancias es el orgulloso padre de familia, quien no tiene la sensibilidad necesaria para intuír lo que pasa por la mente y el corazón de sus protegidos.

“Preludio” fue publicado por vez primera en 1919, mientras que  “En la bahía” en 1922. Lo recomendable es leer las obras en ese mismo orden. Ambas novelas despliegan una excelente muestra de prosa modernista, ideal para lectores inteligentes, dinámicos e imaginativos que no se asustan con las novelas sin argumento, La riqueza de sentimientos, la vitalidad juvenil y la rebosante humanidad de cada situación narrada podrá satisfacer el lector avanzado e incluso al principiante, que tras haber leído esta resena adquiera las armas necesarias. Dentro de lo poco que se puede encontrar actualmente, este libro podría servirnos como una efectiva introducción a la literatura de Katherine Mansfield. Ojalá que en un futuro alguien reedite todos sus libros en su formato original.


Valoración: Bueno.
Título(s): Preludio / En la bahía. (“preludio” también puede ser encontrado como “El aloe”
Año de publicación original: 1919/1922.
País: Gran Bretaña.
Género: Novela modernista / Relato psicológico.
Extensión: 170 páginas.
Dificultad de lectura: Dificultad media.
Traducción: Aceptable (Fontamara).
Temas: Relaciones Humanas.
Autores con obras similares: Virginia Woolf, Antón Chéjov.

Tiempos Difíciles (Charles Dickens)

“Sopa de tortuga y carne de venado con cuchara de oro” son los lujos que representan la más importante aspiración de Mr. Bounderby, el villano de esta novela. Por tanto, este adefesio ególatra tiende a pensar que las demás personas también ambicionan lo mismo; el león cree que todos son de su condición.

Tiempos difícilesEn efecto, este mitómano e insensible engendro (que habla de sí mismo en tercera persona), es otro de esos personajes caricaturescos que Charles Dickens creó por docenas. La sátira de “Tiempos difíciles” (1854), novela que pertenece a la segunda etapa en la carrera del escritor, sigue siendo algo maniquea y melodramática, pero en esta ocasión encontraremos más elementos de realismo y sentido social. Destaca la dura crítica hacia la sociedad industrial y su mentalidad moderna, que supuestamente nos llevaría al tan anhelado bienestar.

Introducción:

A mediados del siglo XIX la revolución industrial había establecido una completa transformación social y económica en la Inglaterra victoriana. Los filósofos y los pensadores podían evaluar los efectos que esta nueva cultura estaba produciendo en el ser humano; Dickens fue uno de ellos. En “Tiempos difíciles” nuestro escritor creó la ciudad ficticia de Coketown, lugar infestado por el humo de las fabricas, los horarios rígidos y las estadísticas infalibles; su trazo urbano gris y uniforme condensa todo el espíritu de estandarización de la nueva sociedad industrial, resultando el escenario ideal para otro de sus famosos melodramas.

Los conflictos que ocurren en este pequeño infierno son abordados en su inevitable dimensión social y política, sin embargo, el escritor se enfoca principalmente en el tema de la educación. Evidentemente, una flamante cultura tecnológica requiere de un nuevo credo mecanizado y práctico, en donde conceptos como la fantasía, la imaginación y la espiritualidad quedan completamente relegados.

El conflicto y los personajes:

tiempos difícilesalianzaautorEl dominante lado moderno e industrializado de la sociedad está representado por el verdadero protagonista de esta novela, el Sr. Bounderby (cuyo apellido significa “sinvergüenza”), villano esperpéntico que funge como banquero y principal propietario de las fabricas de Coketown. En este sentido también figura el Sr. Gradgrind (apellido que podría traducirse como “el triturador” o “el que poco a poco ablanda” ), director de la escuela del pueblo y portavoz de la nueva filosofía “práctica”. Por último habremos de contar con la entrometida y ponzoñosa Sra. Sparsit (extracto decadente de la aristocracia rancia) y el joven Bitzer (un servil y robotizado empleado, con muchos ánimos de ascender).

En contraste, el lado “disidente” se conforma con tres de los representantes más nobles del pueblo llano, entre ellos Cecilia (Sissy) Jupe, una jovencita sensible proveniente de una familia de cirqueros ambulantes. También el heroico obrero Stephen Blackpool, quién resulta ser una especie de Jesucristo perseguido y mártir, con valores inquebrantables. La tripleta termina de forjarse con el complemento femenino del nazareno; la bondadosa empleada textil Rachel. El resto de los personajes son seres atrapados entre las dos corrientes; a saber, Louisa y Tom, hijos del señor “triturador” y finalmente, el indolente y medroso político Harthouse.

El estilo literario:

tiemposdifícilescatedraCon estos antecedentes podemos deducir que el conflicto entre las dos partes se construye y se resuelve a la manera del folletín melodramático (como casi todo lo que se escribía por entregas en esa época). El maniqueísmo de los personajes resulta notorio (en especial de los villanos), además se observan las típicas casualidades insólitas y los acostumbrados desenlaces improbables. No obstante, la temática principal y la extracción de los personajes se acerca a un realismo de gran sentido social. Como escritor exitoso, Dickens complacía a sus lectores con pasajes humorísticos, héroes inmaculados y ridículos villanos que terminan siendo ajusticiados. Pero a cambio, ofrecía una calidad literaria irreprochable y una crítica social certera y contundente.

Después de leer cuatro obras de este gran autor, habré de resignarme y asumir que Dickens no es fácil de leer. Me parece que los complicados escritores modernistas del siglo XX, aprendieron bastante de sus descripciones elaboradas, elegantes y crípticas. Como es usual, en el primer capítulo (y en cada nuevo planteamiento) el maestro británico hace gala de sus prodigiosas habilidades. Por si fuera poco, el lector no debe confiar ciegamente en sus narradores, puesto que siempre están hablando con un afilado sarcasmo; en lugar de eso debe imaginar la entonación mordaz de un hipotético narrador oral, para de esta manera hacer la interpretación correcta de los adjetivos que se adjudican a los personajes y de la verdadera naturaleza de los acontecimientos narrados. Recuérdelo bien: con Dickens todo es ironía.

Conclusión:

Lo que el autor intenta reivindicar no es tanto la justiciera sensibilidad social, sino más bien el rescate de la capacidad imaginativa. En este sentido, los nuevos (y difíciles) tiempos imponen un pensamiento pragmático, práctico y calculador en detrimento del ser humano. Para Dickens, las cualidades de la fantasía y la imaginación aligeran la existencia, pero ante el embate de la industrialización tienden a desaparecer o usarse con fines perversos. De modo que este culebrón (de trama muy diversa y recursos narrativos inagotables) nos invita a resistir la maquinación, la industrialización y el descrédito de la inteligencia creativa y soñadora.

Definitivamente “Tiempos difíciles” no es una novela redonda, pues el lector encontrará los típicos defectos del estilo melodramático. Tampoco es una obra sencilla ni rápida, pues usted podría demorarse entre una y dos semanas para completar su lectura. No obstante, en ella encontraremos la grandeza y la amenidad del Dickens de siempre; imponente, crítico y quizás más maduro que en otras ocasiones.


Valoración: Muy bueno.
Año de publicación original: 1854.
País: Gran Bretaña.
Género: Novela melodramática / Folletín / Novela Social
Extensión: 432 páginas (Cátedra).
Dificultad de lectura: Dificultad media.
Traducción: Muy buena, pero también muy antigua (Cátedra)
Temas: Revolución Industrial / Educación
Autores con obras similares: Benito Pérez Galdós, Emile Zolá.


Actualmente “Tiempos difíciles” se encuentra disponible en dos editoriales; Cátedra con su abundante material adicional y Alianza (en dos presentaciones diferentes). Desafortunadamente para México y latinoamerica, ninguna editorial “económica” cuenta con esta obra en su catálogo. Tampoco existe una traducción muy reciente, por lo que habremos de elegir entre las excelentes traducciones de Armando Lázaro Ros (Cátedra) y José Luis López Muñoz (Alianza). Yo leí la primera, que es un poco más antigua y que recomiendo para aquellos lectores que aún disfrutan del castellano antiguo y que no tienen reparos en tener el diccionario a la mano.

La Colección “Obras Maestras” De E.M.U.

En esta publicación hablaremos de los libros de la serie “Obras maestras” de Editores Mexicanos Unidos ( E.M.U.), por tanto, está dirigida a los lectores de México y de los países en donde pudiera distribuirse este producto. El objetivo es analizar a fondo las cualidades o defectos de esta colección y el contenido de cada volumen, para que los lectores sepan a ciencia cierta cuál es el nivel de calidad del producto, pues la información que proporciona la editorial y la que se encuentra disponible en las librerías en línea, no es muy precisa o resulta insuficiente.

11268890_436703096496915_7642595904178828005_o

Esta editorial goza de una presencia exitosa en el mercado, sin embargo no se ha distinguido por manufacturar productos de calidad irreprochable, sino más bien por su oferta de precio asequible, al alcance de cualquier bolsillo. Pues bien, esta nueva colección (con la que los editores festejan sus sesenta años en el mercado) ha mejorado mucho. Si a esto le agregamos que los precios continúan siendo bastante bajos, entonces comprendemos el porqué han generado mucha curiosidad entre los compradores. Se trata de una colección bastante ambiciosa que abarca a más de treinta autores clásicos, y en el que cada ejemplar presenta varias obras en un sólo volumen de 608 páginas. Veamos el contenido de cada uno de ellos:

Nota: Sólo puedo opinar sobre los volúmenes que tengo, o los que he consultado y observado a detalle. Hasta el momento he logrado reunir información de doce de ellos. Espero que al leer esta publicación otros internautas se animen a compartir detalles sobre los restantes.


Julio (sic) Verne I:

omverne1De este autor existen dos volúmenes; el primero de ellos contiene cuatro novelas, tres de ellas muy conocidas y publicadas: “Viaje al centro de la tierra”, “La vuelta al mundo en ochenta días” y “Veinte mil leguas de viaje submarino”, mientras que la cuarta “Cinco semanas en globo” resulta más difícil de conseguir. Parece una excelente oferta, sin embargo, el lector experimentado tendrá la duda de si esas 608 páginas bastarían para alojar esas cuatro novelas (probablemente el tamaño de letra sea demasiado pequeño o las obras vengan recortadas). Mi observación es que Viaje submarino” ha sido recortada, y me baso en que la edición por separado que produce esta misma editorial (Serie Grandes de la literatura) contiene apenas 180 páginas, cuando otras editoriales han utilizado entre 400 y 600 páginas.


  Julio (sic) Verne II:

omverne2El segundo ejemplar dedicado a Verne contiene tres novelas:  “La isla misteriosa”, “De la tierra a la luna” y “El faro del fin del mundo”. En mi opinión, el contenido resulta más atractivo con respecto al otro volumen, porque la primera de las novelas no es tan fácil de encontrar en librerías mexicanas y la tercera está prácticamente olvidada por las editoriales de este país. Por otro lado, este ejemplar se encuentra libre de mutilaciones, pues el extenso texto de “La isla misteriosa” parece estar íntegro abarcando más de la mitad del ejemplar, mientras que las otras dos novelas (como sabemos) son mucho más cortas. Este acomodo me resulta más convincente que el del volumen anterior.


Oscar Wilde:

omwildeEste puede ser uno de los ejemplares más atractivos, pues además de la conocida novela (muy trillada en todas la editoriales mexicanas) El retrato de Dorian Grey”, contiene el ensayo “De  Profundis” y prácticamente todos los cuentos escritos por el escritor británico. También encontraremos dos obras de teatro: “Salomé” y “Un marido ideal” y por si fuera poco, leeremos doce brillantes artículos (entre satíricos y periodísticos) muy difíciles de encontrar en cualquier otro lado (la persona que armó el contenido y el índice de este libro erróneamente los consideró “cuentos”). De modo que, el comprador se llevará una buena sorpresa al abrir el libro y consultar el índice, con su amplio y variado contenido.


León (sic) Tolstoi:

omtolstoiEste volumen contiene los tres relatos que conforman “El sitio de Sebastopol”, una obra prácticamente olvidada por las editoriales mexicanas. También ofrece los relatos “Tres muertes”, El padre Sergio” y “Polikushka” (este último prácticamente inconseguible en cualquier otro lado), así como la extensa novela “Resurrección”, también muy escasa en editoriales mexicanas (hasta donde yo sé, sólo puede conseguirse en las ediciones antiguas de Porrúa). Según mis cálculos y comparaciones con editoriales extranjeras, puedo suponer que “Resurrección” se encuentra completa, sin ningún tipo de recorte. Finalmente, la novela corta “La muerte de Iván Ilich” está presente en casi todas las editoriales, así que sale sobrando.


E.T.A. Hoffmann:

omhoffmannEste es otro de los tomos más interesantes ya que en comparación con lo que presentan las otras editoriales mexicanas, contiene una mayor cantidad de relatos (veintiséis en total). Aquí encontraremos, además de los muy conocidos “El hombre de arena”, “La casa vacía”, “Las minas de Falún” y “El cascanueces”, agradables sorpresas como La noche de San Silvestre”, “La iglesia de los jesuitas” y “El puchero de oro”, traducido aquí como “El caldero de oro”. De modo que gozaremos de una edición mucho más completa que cualquiera que se pudiera encontrar por este precio (Aunque todavía está lejana a la de los “cuentos completos” de Editorial Cátedra).


Antón Chéjov:

omchejovBajo la política de: “Toda colección de Antón Chejov vale la pena porque puede contener relatos diferentes a los que ya tienes” adquirí este volumen que ofrece treinta y un cuentos y cinco novelas cortas. En este caso, resulta más sencillo decir cuáles obras importantes no están incluidas (Campesinos, La estepa, La grosella y El hombre enfundado), fuera de esas omisiones, los relatos más conocidos del escritor ruso vendrán incluidos. De modo que tenemos una excelente opción para quién aún no posee nada de este vital autor, o incluso para quién ya tenga en su biblioteca una o dos colecciones de cuentos, también valdrá la pena por la presencia de cuatro obras de teatro: “La Gaviota”, “El Jardín de los Cerezos”, “Tío Vania” y “Las Tres hermanas”.


Guy De Maupassant:

ommaupassantEste es otro de los volúmenes más prometedores; para usos prácticos podemos tomarlo como una completísima colección de cuentos, ya que excluye por completo las novelas del escritor francés. En este ejemplar encontraremos (además de los relatos básicos como “Bola de sebo” , “La casa Tellier” y “Mademoiselle Fifí”), más de ochenta cuentos con sorpresas agradables (algunos inconseguibles en editoriales mexicanas) como “El cordel” “La madre de los monstruos” , Los domingos de un burgués en París” y varios más. Quizás el único relato importante que no viene incluido en esta colección sea el escalofriante “El Horla”.


Joseph Conrad:

omconradEl tomo dedicado al escritor polaco-inglés contiene únicamente dos novelas: la primera es “Lord Jim”, que ya ha sido publicada en otras editoriales mexicanas, mientras que la segunda es la excelente (y casi inconseguible en México) “Nostromo”. No hay más obras que pudieran ser incluidas, pues se trata de dos novelas muy extensas, sin embargo, después de hacer mis comparaciones considero que se puede confiar en que vengan completas. Si bien, muchos de ustedes pudieran tener ya en sus estantes “Lord Jim”, este libro podría resultar un opción interesante para agregar la aclamada novela “Nostromo”.


Rudyard Kipling:

omkiplingEste es el volumen más extraño de todos los que he tenido en mis manos, ya que contiene varias imprecisiones. Por un lado ofrece “El libro de las tierras vírgenes” (El libro de la selva), también la novela “Kim” y el relato “El hombre que pudo reinar”. Hasta ahí todo está correcto. Sin embargo, la portada y el índice indican la presencia de un relato llamado “Puck en la colina de Pook” pero en lugar de eso encontraremos un raro y sorpresivo libro de viajes titulado “Viaje al Japón”. Por si eso no bastara, los créditos mencionan la presencia de “Los cuentos de así fue” pero sólo encontraremos uno de ellos: “El gato que andaba solo”. Sin duda, ésta es una interesante compilación, pero la información de portada e índice esta plagada de errores. (Ojalá que un conocedor de la obra de Kipling pudiera comentar más al respecto).


Franz Kafka:

omkafkaEste volumen ofrece una selección muy completa de casi toda la obra que pudo recuperarse del famoso y aclamado escritor checo. Se incluyen tres de sus cuatro novelas: “La metamorfosis”, “El proceso” y “El castillo” (sólo faltaría “América”) así como gran parte de sus relatos cortos (faltarían los pertenecientes a la colección “La condena y otros relatos”). Es grato descubrir la presencia del cuento Un artista del hambre” (difícil de encontrar en editoriales mexicanas) y de la novela corta “En la colonia penitenciaria”, por lo que salvo las dos omisiones señaladas podríamos decir que tenemos una colección de la narrativa completa de Franz Kafka y en ese sentido, la famosa y trillada “Carta al padre” sale sobrando.


Virginia Woolf:

omwoolfVirginia Woolf es la primera escritora que aparece en esta colección y su tomo contiene tres de sus nueve novelas. A saber: “Al faro”, “Las olas” y “La señora Dalloway” así como el famoso y vital ensayo “Una habitación propia”. Además contamos con cinco relatos cortos (Entre ellos “La duquesa y el joyero”, “Una señora en el espejo” y “Una novela no escrita”). Finalmente, la gran sorpresa de este libro, es la novela corta “Flush” muy difícil de conseguir en otras editoriales. Sorprende la aparición de todo este material en solo 608 páginas, pero después de hacer una comparación con mis libros de Alianza Editorial, puedo suponer que todas las obras se encuentran íntegras.


Hermann Hesse:

omhesseEste tomo contiene tres novelas “Bajo la rueda”, Siddhartha” y El lobo estepario” (según mis cálculos y tras haberlo confrontado con otras editoriales están en su versión completa). Además contamos con la presencia de tres relatos muy bien seleccionados: “Alma de niño”, “Klein y Wagner” y el excelente “El último verano de Klingsor” (Este último, muy difícil de conseguir en cualquier otro lado). Además presenta siete curiosos microrrelatos (de los que me es imposible ubicar su procedencia) y una docena de sorpresivos poemas. Sin duda, el de Hermann Hesse es un tomo bastante variado en contenido que será de gran interés para los curiosos y coleccionistas.

Francis Scott Fitzgerald:


omfitzgeraldEl volumen dedicado al escritor norteamericano contiene tres novelas: La muy trillada pero excelente “El gran Gatsby” y las menos conocidas “A este lado del paraíso” y “Hermosos y malditos” (Según mis cálculos las tres estarían completas). Me parece que este libro resulta una opción más interesante para el coleccionista que para el que se inicia, puesto que no presenta ninguno de sus famosos relatos cortos, ni la novela “Suave es la noche” (que podría considerarse la segunda más importante en la producción del escritor). No sería mala idea que la editorial publicara un segundo tomo de este autor (Así como de Maupassant, Zweig o Conrad).


La presentación física de los volúmenes:

Las dimensiones son de 21 x 14 cm. con un grosor de 4 cm. lo cual me parece un tamaño bastante cómodo y manejable. Las portadas y el aspecto gráfico de los libros es extraordinariamente bueno; como nunca se habían visto en esta editorial. Las páginas no ofrecen en absoluto problemas de  impresión. Todos los volúmenes que consulté, tienen una impresión impecable.

El precio:

Cada volumen debería ser ofrecido al precio de ocho dolares o 145 pesos mexicanos (a la inflación de agosto de 2017), el cual me parece un precio bastante bajo, por todo lo que el producto ofrece (aún con las deficiencias que explicaré más adelante). Por desgracia, en algunos lugares el costo puede inflarse (comercio informal, mercado libre). De ninguna manera el comprador debería pagar más del precio señalado.

Otros escritores presentes en esta colección:

Edgar Allan Poe, Jane Austen, Honorato (sic) De Balzac, Charles Dickens, Fiódor Dostoievski, Arthur Conan Doyle, H.P. Lovecraft, Stefan Zweig, Thomas Mann, Aldous Huxley, Sade, William Shakespeare.


basándonos en la información descrita hasta el momento todo parecería perfecto. Pero veamos ahora los inconvenientes:

  1. El formateo del texto esta muy reducido y recargado: Me parece que este es el principal defecto de la colección; cada página contiene 44 líneas de texto (demasiadas) con un tamaño de letra muy pequeño, al borde de lo aceptable. Además, los espacios de margen han sido reducidos al máximo pues la editorial prefiere ahorrar la mayor cantidad de espacio posible para así poder ofrecer más contenido por menos dinero. Desgraciadamente este formateo tan comprometido puede producir una sensación de fatiga. Una persona mayor o un joven con incipientes problemas visuales encontrará muy cansada la lectura de estos libros.
  2. Las páginas interiores no contienen titulares ni guías de ningún tipo: Efectivamente; no ofrecen nada, excepto el número de página, lo que dificulta la ubicación y el seguimiento de las obras. Lo correcto hubiera sido que agregaran una hoja en blanco o una portada interior que separase cada una de las novelas, pues resulta confuso terminar un capítulo, dar vuelta a la página y no encontrar ningún señalamiento que precise si el nuevo titular alude a un nuevo capítulo, o a un relato o novela diferente. Los diseñadores de E.M.U. deben entender que los libros no solamente sirven para la lectura, sino también para la consulta.
  3. Como ya vimos, las pastas no ofrecen una información precisa: En algunos casos, las obras que se presumen en las portadas no están correctamente nombradas (Por ejemplo, en el ejemplar de Honorato (sic) de Balzac dice “Gillette” cuando en realidad debería decir “La obra maestra desconocida”) o confunden al autor (Por ejemplo, una obra que pertenece a Robert L. Stevenson “el club de los suicidas” viene acreditada a Aldous Huxley). Por otro lado, en las contraportadas no encontraremos sinopsis ni descripciones del contenido de cada tomo, únicamente un texto introductorio sobre el autor. Creo que lo más adecuado hubiera sido hablar de las obras que contiene cada volumen, pues esa es la información básica que el comprador necesita saber.
  4. Los materiales son un tanto débiles: Estos ejemplares de pasta blanda presentan poca tolerancia a la humedad; cuando llega la época de lluvias tienden a pandearse muy fácilmente y necesitarán un refuerzo de plástico. El color del papel de los interiores puede oscurecerse muy rápidamente (Lo que no necesariamente es un problema, pues hay algunos lectores que gustan de estos libros que envejecen rápido, con sus típicos bordes y costados amarillentos). Si el comprador desea prolongar los años de funcionalidad de estos libros, habrá de mantenerlos forrados y bien protegidos de la humedad y el sol.

Estas deficiencias explican porqué estos libros pueden incluir tres o más obras completas en un sólo volumen; con el escaso espacio de margen y con el tamaño de letra reducido, E.M.U. puede reducir el numero de páginas a menos de la mitad (!) de lo que utilizaría una editorial importada como Alianza o Alba. Tu bolsillo lo agradece; tu vista quizás no tanto… Muchas veces los lectores opinan que la literatura clásica es pesada y cansada de leer. No toman en cuenta que estas ediciones económicas pudieran ser las responsables de su cansancio y no las obras en sí.


11146584_436238089876749_6077061959635140299_o

Traducciones y captura:

Las traducciones son las mismas que la editorial ha presentado desde siempre; (traducciones anteriores a 1940 aproximadamente), lo cual no es necesariamente malo. De hecho, lo que he leído hasta el momento (Verne, Hesse y Maupassant) me parecieron aceptables. Creo que el asunto de las traducciones no es el principal problema de esta colección, sino más bien, el de los errores de captura de texto, pues al leer varias obras en ejemplares distintos, he observado que existe un error de captura recurrente, en el que algunas palabras cambian la letra “s” minúscula por una “S” mayúscula. He notado ese error en el tomo de Julio Verne y también en el de Guy de Maupassant.

Como sabemos, este tipo de editoriales no reconocen el trabajo de los traductores originales. “Obras maestras” no es la excepción, pues acredita sus traducciones (que más bien serían capturas o correcciones) a un equipo llamado “letras líquidas” del que se puede esperar cualquier cosa. Personalmente, no me parece correcto que se omita el nombre del traductor original, pues por mucho que hayan expirado los derechos de autor, el lector merece saber de donde proviene la traducción y si se le han hecho correcciones. Es cuestión de mostrar un respeto mínimo por las obras, los escritores y los lectores.


Conclusión:

Creo que estos elegantes, bien impresos y llamativos libros pueden ser una excelente opción para jóvenes estudiantes y curiosos, pues el precio les permite darse ese lujo. Por su parte, los coleccionistas encontraran detalles interesantes, principalmente por las obras difíciles de conseguir que aparecen en muchos de los tomos. Esta serie también será un excelente pretexto para esnobistas que quieran tomarse fotos frente a un librero repleto de nombres como Platón, Shakespeare y Tolstoi en letras grandes y vistosas.

No obstante, aquellos lectores más exigentes podrían mostrar sus reservas ante estos libros, pues por su formateo reducido al mínimo tolerable, podrían resultar incómodos para algunas personas. Además, con la ausencia de información precisa, guías y notas a pie de página, podrían terminar comprando esas mismas obras pero en otras editoriales. Por supuesto, la economía en este país es mala y ese es el factor determinante por el que estos libros de precio reducido pueden tener mucho éxito.

Por supuesto, lo importante no es tener la mejor edición; lo importante es leer.

Creo que la calidad de E.M.U. ha mejorado mucho, especialmente en la presentación física de sus libros. Con estas “Obras Maestras” el lector podrá disfrutar de literatura de primera, con traducciones aceptables y obras íntegras (salvo el caso evidente de “Veinte mil leguas de viaje submarino”) . Yo tengo varios de estos libros y me gustan por su interesante y amplio contenido, aunque (soy sincero) son algo cansados para mi vista.

Si usted cuenta con algún ejemplar, por favor comente su experiencia, así los lectores y posibles compradores que hayan leído este artículo tendrán más información que considerar. Gracias.

La Estrella De Madera (Marcel Schwob)

Jorge Luis Borges, siempre generoso con el talento de sus colegas, escribió la frase más famosa sobre Marcel Schwob: “En todos los países hay una pequeña secta de lectores de Schwob“. Pues bien, este infravalorado escritor francés tiene en mi persona un lector más para engrosar esa “sociedad secreta” de seguidores. Hasta el momento he leído tres de sus breves obras literarias y las tres me han dejado muy satisfecho. Hoy abordaré el cuento escrito en 1897 “La estrella de madera”, última obra narrativa del autor quién moriría en 1905 a la temprana edad de treinta y siete años.

LaestrellademaderaSe trata de un relato breve que consta de tres capítulos con cerca de treinta páginas en total. La manera de escribir de Schwob es tan original que muchos especialistas no se atreven a encasillarlo; se dice que su exuberante y poética prosa podría asemejarse al estilo simbolista de los poetas malditos (Verlaine, Mallarmé) con quienes comparte la oposición al realismo y naturalismo de la época y el punto de vista subjetivo. Si esta comparación resultara adecuada, entonces significaría que la de Schwob es una de esas raras muestras de prosa simbolista; altamente poética, mística y rebosante de metáforas. Una propuesta bastante singular cuyo único “rival” podría haber sido el elegante e irónico Oscar Wilde.

Por consiguiente, esta es una de esas lecturas que no debemos tomar al pie de la letra, puesto que los hechos y las ambientaciones pueden representar (simbolizar) un asunto distinto al que se describe. ¿Recuerda usted aquellas descripciones de Edgar Allan Poe en las que los paisajes y los objetos parecen cobrar nueva vida? A ojos del narrador, estos seres animados o inanimados podían adquirir una cualidad sugestiva y a veces amenazante, muy ajena a la objetividad rigurosa del realismo. Ese tipo de descripciones no objetivas están presentes en esta obra como un recurso expresivo que enriquece el significado y embellece la escritura. Debido a tales cualidades alegóricas, los relatos de Schwob (como los de Kafka) pueden ofrecer muchas interpretaciones.

Sin embargo, la vocación simbolista de Schwob no es terrorífica, sino sólo sugerente, siendo la naturaleza su motivo favorito. Su otra predilección es la de utilizar a infantes como protagonistas de sus cuentos (ya lo vimos en “El libro de Monelle” y también en “La cruzada de los niños”). El escritor pondera la inocencia y la honradez de los niños para crear elaboradas fábulas que no ofrecen una moraleja clara. Asimismo sus cuentos de hadas son muy poco convencionales y sus contemplativos poemas en prosa son muy descriptivos del entorno, pero poco claros con el mensaje. Los relatos aparentemente hablan de cosas simples pero terminan cuestionando los asuntos más trascendentales de la vida, el mundo y el ser humano. “La estrella de madera” es una muestra de todo lo anterior, de ahí que nos impacte tanto.

El argumento concierne a Alain un niño que vive en una cabaña situada en medio de un obscuro y espeso bosque. Un día nuestro protagonista hace un gran descubrimiento; ve por primera vez las estrellas. Entonces se pregunta si algún día podría encender y poseer una de ellas. Su abuela le responde: “Sólo Dios sabe alumbrar las estrellas de la noche”, contestación que no le satisface. De modo que, una noche escapa de su hogar para ir en busca de la estrella que Dios podría haber reservado para él. Este planteamiento sugiere una interpretación romántica y simple, pero el lector descubrirá que el relato no será tan sencillo, pues implica elementos de carácter filosófico y teológico. Por su parte, el desenlace es abierto, enigmático y sugerente; podría decirse que perfecto.

Las tres primeras páginas son apabullantes, pero no habremos de desertar. Más adelante el relato se pondrá menos denso. La lectura puede ser complicada pero al mismo tiempo placentera; el narrador aporta la poesía, el personaje la curiosidad y el lector la filosofía.  Con ello completamos el triángulo virtuoso que constituye el universo de Marcel Schwob. “La estrella de madera“, es otra pequeña obra maestra que observa todos los elementos que llevaron a su autor a ganar, si no el reconocimiento del gran público, al menos el respeto de la mayoría de sus colegas escritores. Me parece que este es uno de los mejores cuentos que he leído.


Valoración: Excelente.
Año de publicación original: 1897.
País: Francia.
Género: Cuento fantástico / simbolismo / fábula.
Extensión: 96 páginas.
Dificultad de lectura: Dificultad media.
Traducción: Buena (Sequitur) / Excelente (FCE)
Temas: Inocencia / Niñez / Filosofía.
Autores con obras similares: Oscar Wilde, Robert L. Stevenson.


9786071635006_Schow_La lámpara de psique.inddPara los curiosos y conversos de la obra de Marcel Schwob hay dos excelentes noticias: El Fondo de Cultura Económica ha editado “La lampara de Psique” una compilación que reúne cuatro de las obras más aclamadas del escritor francés (incluidas “El libro de Monelle” y “La estrella de madera”) en una edición de bolsillo con precio bastante accesible y con una traducción formidable. Por si fuera poco, en este 2017 Alianza Editorial agrega a su inmenso catálogo las obras narrativas (por separado) de nuestro genial escritor, respaldadas por la siempre autorizada traducción de Mauro Armiño. Sin duda, son dos excelentes noticias que nos permiten estar de plácemes y -por fin- prestos para la lectura de este gran autor infravalorado.

Nido De Nobles (Iván Turguéniev)

“Nido de farsantes” o “Nido de hipócritas” tendría que ser… Me parece que el título de esta novela rusa es decididamente una ironía, ya que el hogar en donde se suceden los acontecimientos no parece generar demasiada hidalguía ni nobleza; la mayoría de los seres que ahí se desenvuelven son más bien personas mojigatas e irresponsables, a las que sólo les interesa la apariencia, la tertulia y el juego; con la excepción de los dos protagonistas, quienes tendrán que enfrentar las contrariedades de vivir en un ambiente tan frívolo para poder hacer realidad el amor que se profesan.

nidodenoblesCon esta introducción parece que abordamos la típica novela romántica del S. XIX, con el ingrediente ruso como plus. Sin embargo, esto no es del todo cierto, puesto que la forma de escribir y la estructura de la novela son bastante anómalas. Mi impresión es la de haber leído una historia sencilla y convincente, pero contada de una manera poco ortodoxa. Turguéniev tiene la reputación de ser el más “occidental” de los escritores rusos, empero esta novela es técnicamente “exótica” y algo complicada. Por supuesto, esto no significa que la novela no logre generar la emoción y el apasionamiento suficientes para gustar al lector contemporáneo.

En efecto, para disfrutar de su lectura, debemos superar algunos obstáculos, siendo el primero los nombres de los personajes; como sabemos, en Rusia los nombres se componen de nombre de pila, patronímico y apellido (siendo además afectos a los motes y diminutivos). En novelas con muchos personajes esta dinámica resulta enredosa, puesto que los narradores (acostumbrados a su idiosincrasia) pueden llamarles de diferentes maneras confundiendo al lector extranjero. Tomemos como ejemplo el nombre del protagonista: Fiódor Ivanich Lavretski; cuyo nombre puede ser citado como: Fiódor Ivánich (nombre y patronímico) Fioda (mote o diminutivo) o simplemente Lavretski (apellido).

Ante semejante problemática me he tomado la molestia de hacer una enumeración de los personajes principales, identificando el apelativo más utilizado por el narrador y esperando que sea de utilidad para el lector interesado en leer esta obra literaria:

  • Lavretski o Fioda (Fiódor Ivanich Lavretski): es el protagonista; un hombre melancólico que debe superar una educación errática y un desengaño amoroso.
  • Liza o Lizotchka (Elizabeth Mijailovna Kalitina): es una joven profundamente religiosa y taciturna, capaz de sacrificar su comodidad por el bien de los demás.
  • María (María Dimitrievna Kalitina) es la madre de Liza; una mujer de carácter liviano y frívolo, a la que le preocupa mucho la posición social y la fiesta.
  • Várvara (Várvara Pavlovna Lavretski): es la esposa de Lavretski, una mujer joven y hermosa pero malvada, pues suele poner todo su empeño en mantener una inútil vida de lujos y esparcimiento.
  • Panchín o Panchine (Vladimir Nikolaevich Panchine) es el antagonista y pretendiente de Liza; un joven rico y agraciado con gran futuro en la burocracia. Su temperamento es ególatra, protagonista y combativo. Suele cambiar muy fácilmente de opinión.
  • Marfa (Marfa Pestova) Es la anciana tía de Liza. Por momentos parece ser la única figura de buen juicio en la novela. No obstante, puede dejarse llevar demasiado por el conservadurismo y las tradiciones.
  • Lemme (Cristobal Fiodorich Lemme) es el viejo profesor de música; un pianista muy talentoso pero deprimido, en el cual se manifestarán muchas e interesantes contradicciones humanas.

Aunque encontremos una gran cantidad de nombres y personajes, debemos concentrarnos en estos siete apelativos. Si logramos identificarlos con prontitud, habremos superado el primer escollo. El siguiente (y último) será sobrellevar la estructura de la novela, misma que explicaré a continuación:

El libro consta de cuarenta y cinco capítulos bastante cortos. La forma de escribir es directa y concisa, plena de acción y diálogos, con un dinamismo parecido al de una obra de teatro; los diálogos describen la acción por sí solos y los personajes aparecen en el momento preciso. El narrador es tan discreto que no se excede en reflexiones ni explicaciones. Por otro lado, la enorme fuerza y veracidad de los personajes no dejará al lector indiferente. Durante la mayor parte de la novela se siente un ambiente veleidoso y pleno de intriga que generará gran interés. Parece ser un libro a la medida del lector moderno.

Sin embargo, la historia presenta dos inesperadas disgresiones (la primera en el capítulo VIII, y la segunda más allá del XXX), entonces el tiempo retrocede y el estilo de narrar cambia radicalmente. Turgueniev gusta de explicar a fondo el árbol genealógico y la educación de los protagonistas, pero lo hace rompiendo bruscamente con la continuidad de la novela; como consecuencia, el conflicto tarda demasiado en revelarse. El lector deberá superar con paciencia estos “baches” (siendo el primero de ellos el más inoportuno) y para el capítulo XVII la historia retornará al tiempo presente y recuperará su agradable ritmo inicial.

En cuanto al tema, hemos de apreciar un microcosmos de la crisis moral del pueblo ruso en la segunda mitad del siglo XIX. La indolente sociedad descrita tiene aspiraciones aristocráticas pero no trabaja, conformándose con vivir en un estancamiento material y moral, que les obliga a medrar y a refugiarse en la reunión festiva. Las responsabilidades paternales son delegadas a los criados y preceptores, generando un círculo vicioso de soledad; las generaciones se suceden una tras otra cargando ese vacío afectivo que les arrastra a las satisfacciones pasajeras. Los personajes se moverán al lugar que garantice los medios suficientes para proseguir con este superficial estilo de vida.

En conclusión “Nido de nobles” es una novela muy intensa y disfrutable, en donde la intriga y la exaltación de los personajes puede resultar apasionante. Sin embargo, el planteamiento del escritor parece un tanto dilatado y la configuración de la novela podría calificarse de irregular (tratándose del académico y perfeccionista siglo XIX). De cualquier manera, la historia es magnífica y disfruté mucho leyéndola. Creo que usted también lo hará.


Valoración: Bueno.
Título(s): Nido de Nobles / Nido de Hidalgos / Liza
Año de publicación original: 1859.
País: Rusia.
Género: Novela costumbrista / Novela de Intriga.
Extensión: 256 páginas.
Dificultad de lectura: Dificultad media.
Traducción: Buena (Alba)
Temas: Frivolidad / Crisis de valores.
Autores con obras similares: Lev Tólstoi, Antón Chéjov.

El Guardían Entre El Centeno (J.D. Salinger)

Si alguien te habla mal de este libro, es porque no tuvo la suficiente paciencia para terminarlo de leer. No veo otro motivo para denostar esta original y bien lograda novela estadounidense, en la que se puede apreciar un inusual crescendo; primero inicia de manera muy discreta, generando pocas expectativas y luego termina triunfante, montado en una espectacular cúspide literaria. De modo que, la lectura de este libro requiere de cierta perseverancia y también requiere que el lector ignore la leyenda negra que proviene de aquellos que no pudieron entender el mensaje y se conformaron con el lado destructivo del personaje. Es verdad que toda obra artística corre el riesgo de ser usada como pretexto para cometer una calamidad, pero que nadie culpe a J.D. Salinger de haber escrito una mala novela o peor aún, de haber ideado un panfleto siniestro que despierte los más ruines instintos homicidas.

elguardianentreelcentenoEl tema del libro ni siquiera es el asesinato sino la adolescencia; una etapa en la que el individuo puede confundirse y estancarse, mostrando sentimientos de rebeldía e ingenuas expectativas de independencia. El protagonista es Holden Caufield, un muchacho de diecisiete años que al ser expulsado de la escuela se refugia en la vagancia y la aventura. El chico entra en una espiral cuyo descenso le llevará a confrontar su fracaso, de cara a su detestable forma de ser. Efectivamente, el personaje es un cretino irritante que muestra desconfianza hacia todo lo que le rodea; Holden piensa que alrededor suyo no existe más que hipocresía, no obstante, esa falsedad que tanto le saca de quicio, es una proyección de la ociosa y vagabunda vida que definitivamente no le corresponde.

A pesar de esta problemática, el personaje ofrece mucho más de lo que su cinismo e inmadurez podría sugerirnos. A menudo sus reflexiones sobre la sociedad son bastante certeras (es de llamar la atención su brillante crítica a lo que él considera malos cantantes, malos actores y malas películas). Su psicología es harto interesante, pues en su ser no existe una verdadera inconformidad, sino más bien una soledad enorme; Holden puede pasar de una rebelde actitud beligerante, al patetismo suplicante de un derrotado. Para el lector común esta será una historia de emociones espontáneas e inexplicables, pero para los psicólogos será motivo de nutrido análisis (de hecho, cuando el protagonista se emborracha o vive una situación de apuro, sufre una extraña alucinación que solo un psiquiatra podría explicar con mayores detalles). Lo que a todos queda claro, es que la visión excesivamente crítica y sombría de Holden Caufield, no representa una actitud sana ante la vida.

Por otro lado, debemos tomar en consideración el entorno. Nos ubicamos en los Estados Unidos en el año de 1951; la sociedad de la posguerra ofrecía todo tipo de beneficios materiales; una economía en auge, tecnología al alcance de todos y liderazgo político. Sin embargo, esta bonanza no proponía un verdadero bienestar social, en tanto los viejos conflictos como la segregación y los derechos civiles, aún no estaban resueltos. Al ser los adultos personas que vivieron en la época de la gran depresión, y que ahora disfrutaban de los “buenos tiempos”, serán los jóvenes los encargados de manifestar esta  inconformidad. Esta novela se adelanta unos años a la generación de la ruptura y de los “rebeldes sin causa” (la generación del Rock and roll que cantaría “I can’t get no satisfaction”). Salinger fue capaz de verlo y de crear un icono alusivo a la crisis moral que se avecinaba.

Ahora veamos los detalles técnicos: El libro está narrado en una auténtica primera persona que sacrifica la corrección en pro de la veracidad. Esto significa que la voz del narrador es verdaderamente la voz del joven Holden Caufield, con el vocabulario, la capacidad expresiva, las redundancias y las exageraciones propias de su edad. Tal veracidad provoca que enfrentemos una voz chocante, diferente a la de los narradores correctos y académicos que estamos acostumbrados a leer. Este recurso presenta sus riesgos, ya que algunos lectores podrían achacar al escritor las falencias del narrador. En literatura la figura del narrador es distinta a la del escritor, y “El guardián entre el centeno” es un ejemplo claro. Por consiguiente, no se puede juzgar a J.D. Salinger de ser un “mal escritor” por culpa de las muletillas de Holden Caufield. Tristemente, mucha gente sí lo hace.

Este tipo de narración desaseada y lúbrica parece ser un asunto típicamente norteamericano que da vida al género llamado “realismo sucio”. En efecto nuestro imperfecto y contradictorio personaje destila vida por doquier; pues observa la simpática sinceridad literaria que proviene de John Fante, la crudeza que inspiró a Charles Bukowski; el desaseo temático que influenció a Raymond Carver y a Philip Roth, y la autenticidad que ha conmovido a miles y miles de sus lectores. La literatura norteamericana del siglo XX no es elegante ni poética, pero ofrece honestidad y franqueza a manos llenas.

El libro consta de 26 capítulos cortos con un estilo conciso y directo. Sin embargo, podemos leerlo con cierta lentitud y hasta con escepticismo. Los primeros capítulos parecen insípidos y el lector podría sentir que la novela no va hacia ningún lado (existe un diálogo entre el protagonista y el chófer de un taxi que podría competir para “el diálogo más inútil del a historia de la literatura”). Una vez que nos hayamos acostumbrado a la narración de Holden, la novela podrá inspirarnos mayor interés y para cuando lleguemos al capítulo veintidós (escena clave) podremos apreciar su verdadera dimensión humana. Entonces estaremos completamente convencidos de que tenemos una buena novela, cuyo desenlace resulta más que convincente.

Existe un consejo que dice: “si un libro no te convence, no tienes porque leerlo hasta el final”. Pues bien, con este libro esa sugerencia no vale. Creo que no debemos creer en leyendas negras ni ser tan duros con Holden Caufield (quién a final de cuentas aprendió su lección), tampoco con Salinger, ni con “El guardián entre el centeno”; una original novela que todo lector joven tendría que leer.


Valoración: Muy bueno.
Año de publicación original: 1951.
País: Estados Unidos.
Género: Realismo sucio / Novela de aventuras.
Extensión: 290 páginas.
Dificultad de lectura: Dificultad media.
Traducción: Buena pero muy regional (Alianza).
Temas: Adolescencia.
Autores con obras similares: John Fante / Paul Auster.


La traducción de Alianza Editorial es buena, pero ya necesita una revisión. Algunas palabras en desuso y algunas expresiones locales necesitan ser corregidas y actualizadas. Para poder entender el libro se necesita saber el significado de las palabras “hortera” y “curda”, así como las expresiones “en vena” y “jo”.  He investigado que existe una edición de Edhasa que ofrece una traducción diferente y quizás sea mucho mejor.

La Obra Maestra Desconocida (Honoré De Balzac)

Se atribuye a Carlos Fuentes aquella frase que dice: “Balzac sólo escribió una obra que vale la pena leer, y esa obra se llama la comedia humana”.

Muy bien, contundente frase. Pero resulta que la comedia humana es un ciclo que abarca cerca de noventa novelas. Además, la producción del escritor francés incluye también treinta relatos cortos, por lo que se necesita media vida para conocer la obra en toda su extensión. Sin embargo, el criterio de Fuentes nos permite asumir la seguridad de que el libro que decidamos leer nos será satisfactorio. El relato “La obra maestra desconocida” pertenece al apartado de “estudios filosóficos” y no al de los “cuentos droláticos” por lo que, a pesar de su corta extensión habremos de considerarle una novela.

obramaestrabalzacSi usted es artista o conocedor de arte tendría que leer este libro, puesto que nos ofrece una magistral lección de pintura. Todo escritor debe realizar una investigación muy completa antes de escribir sobre cualquier tema. Sin embargo, con esta novela uno se pregunta: ¿Cómo es que Balzac sabe tanto de arte? Nuestro escritor comenta con gran autoridad lo que otros autores serían incapaces de imaginar; sus conocimientos técnicos deslumbran tanto, que por momentos nos hacen olvidar que el propósito del libro es más bien narrativo y no ensayístico.

En ese sentido, esta nouvelle se inscribe en la serie de relatos magníficos de la literatura universal que tratan sobre la infinita y obsesiva búsqueda artística (A saber: “El retrato” de Nikolai Gógol, “El último verano de Klingsor” de Hermann Hesse y “El perseguidor” de Julio Cortázar, entre otros). El libro consta de sólo un par de capítulos, siendo el primero el más “teórico” y el segundo el más “narrativo”. Puede leerse con fácilidad en una o dos tardes, pues el estilo es muy sencillo.

Balzac crea un personaje de ficción: el viejo pintor Maese Frenhofer, al que ubica en el siglo XVII y lo hace convivir con figuras históricas (los pintores Franz Pourbus y Nicolas Poussin) quienes fungen como sus pupilos. El argumento es el siguiente: el respetado artista trabaja en secreto con su obra maestra; un retrato femenino tan perfecto que parece tener vida propia. Todos los enterados esperan con ansia poder apreciar la pintura, pero (como suele suceder entre muchos artistas) el afán por la perfección del pintor, se convierte en un gran obstáculo que no le permite terminar con su creación.

Entonces, Frenhofer se propone viajar por el mundo para encontrar a una modelo cuya desbordante belleza y formas perfectas, puedan hacerle justicia a su magistral técnica pictórica. Antes de partir, el aprendiz Poussin, decide ofrecer a su esposa. Con ello pretende congraciarse con el viejo, ser partícipe de sus secretos y poder apreciar la creación de la “obra maestra”. Sin embargo, el Maese parece sentir más escrúpulos por mostrar su pintura inacabada que los que siente el joven pintor por ofrecer como modelo a su mujer. A pesar de ello, el trato se cumple y el lector de esta reseña habrá de imaginar el desenlace.

En realidad, Balzac está hablando de la fragilidad del amor y la fugacidad de la vida. Por fuerte que sea, el amor siempre será proclive a una dolorosa decepción, pues la posibilidad está latente; un día experimentamos la dicha del amor y al día siguiente vivimos la desgracia de la separación. De la misma manera, la gloria artística se encuentra demasiado cerca del fracaso; la diferencia la hacen unas cuantas pinceladas precisas y oportunas. Quién se deja llevar demasiado por la búsqueda puede terminar perdiéndose y al final no encontrar nada.

Este argumento y su eficaz desarrollo en sí, bastarían para considerar a “La obra maestra desconocida” como un estupendo relato. No obstante, la sabia consecución del mismo, podría haber anticipado un asunto tan trascendente como la creación del arte moderno: No exagero. Pudiera ser que un pintor como Paul Cézanne haya leído con detenimiento esta novela y con esa inspiración haber creado un nuevo y original estilo artístico. O quizás Balzac con su lúcida e integral visión artística, logró profetizar los pasos que habría de dar el arte en el siguiente siglo.

Así de trascendente es esta nouvelle.


Valoración: Excelente.
Año de publicación original: 1831
País: Francia.
Género: Novela corta / Relato filosófico.
Extensión: 106 páginas,
Dificultad de lectura: Poca dificultad (pero requiere algunas nociones de arte).
Traducción: Buena (Oceano)
Temas: Arte / Pintura / Relaciones Humanas.
Autores con obras similares: Hermann Hesse, Nikolai Gógol.


elcoronelchabertLa edición de Editorial Oceano ofrece un interesante y nutrido prólogo, además de una cronología completísima sobre el autor. Por si fuera poco la traducción es buena. Por tanto, se trata de la edición definitiva de esta novela, desafortunadamente el tamaño de letra no es tan cómodo (En especial en las notas y la cronología). Por ello he de recomendar una segunda opción, la de editorial Debolsillo (Dentro del volumen de relatos tituado “El Coronel Chabert”) que nos ofrece otra buena traducción y un tamaño de letra mucho mayor, aunque no presenta la abundancia de material adicional que ofrece Oceano.