Enrique Vila-Matas: Doctor Pasavento

Los seres humanos estamos amaestrados para llamar la atención. Fingimos estar en medio de una labor grandiosa y resonante que nos convertirá en seres importantes. Y ahora, con la egotista dinámica de las redes sociales, las masas se programan para engrandecerse a sí mismas, y la orden es simular que somos bellos, ricos e importantes.

Por eso resulta extraño ver a un personaje de novela que sugiera todo lo contrario: el doctor Pasavento (que en realidad no se llama Pasavento, sino Doctor Ingravallo, o para ser más precisos, Doctor Pynchon… como sea, el nombre es lo de menos). Este hombre propone un rechazo a la fama, por lo tanto evita los reflectores y procura pasar desapercibido, siendo su fin último desaparecer del imaginario colectivo. En suma, Lo que desea Pasavento es derrumbar su identidad.

DoctorPasaventoedanagramaCuando Pasavento habla de “desaparecer” se refiere a la disolución del ego; a la negativa de seguir construyendo un “yo” y a continuar rigiéndose de acuerdo a sus dictados. Así busca una especie de liberación a partir del rechazo a la dinámica del mundo. Después de todo, la fama es una trampa, la tierra no gira en derredor nuestro, y lo que percibimos es sólo una distorsión proveniente de los filtros del ego. Sin embargo, para lograr su cometido, se enfrenta con las naturales dificultades: ciertamente la naturaleza humana añora el aprecio de un ser querido, el reconocimiento de un extraño, y el renombre que genera una exitosa actividad profesional. Por consiguiente, el protagonista se debate contra todo ello y se pregunta si su huida del mundo no será en realidad una huída de sí mismo, pues en el fondo espera que su plan de desaparición fracase.

Tras esta larga introducción resulta más sencillo hablar de esta novela, tercera entrega de la “trilogia metaliteraria” del escritor español Enrique Vila-Matas (como sabemos, el primer volumen fue el celebrado “Bartleby y compañía” y el segundo fue “El mal de montano“). En efecto, esta narración posmodernista continúa ofreciendonos infinidad de citas y referencias a otros libros y autores, pero no es ni remotamente el único recurso que los lectores podemos apreciar.

Vila-Matas logra mejor que nadie que su ficción parezca autobiográfica. Por consiguiente, la siempre estrecha frontera entre ficción y realidad se vuelve más difusa.

Más que metaliteratura “Doctor Pasavento” propone una “metafísica” en la que las referencias literarias aparecen conectadas por un tejido virtuoso de vida, las coincidencias no son casualidades, todo esta relacionado y todos los personajes son uno solo. El epicentro de esa gran organización invisible es la calle Rue Vaneau en París, que en palabras del protagonista es “una avenida en la que descansa toda la tensión del mundo”.

Al igual que su personaje, el escritor se disocia de sí mismo. Es bien sabido que el efecto de leer a Vila-Matas es que terminamos admirando a otros autores: el primero de ellos será (desde luego) su tan admirado escritor suizo Robert Walser. Pero ahora nos introduce a otro de los secretos mejor guardados de la literatura”, el escritor francés Emmanuel Bove.

La narración en primera persona, el personaje (que como ya vimos adopta varios alias) y el argumento más ensayístico que novelesco, crean mucha curiosidad en el lector, que continuamente se estará preguntando cuáles detalles serán verdaderos y cuáles no. Vila-Matas logra mejor que nadie que su ficción parezca (repito: parezca) autobiográfica. Por consiguiente, la siempre estrecha división entre ficción y realidad se vuelve más difusa cuando el catalán escribe.

Tal como sucede con su personaje, el autor se disocia de sí mismo. El efecto de leer a Vila-Matas es que terminamos admirando a otros autores.

Con todo esto quiero decir, que “Doctor Pasavento” es una novela diferente, ideal para lectores con cierta cultura “libresca” (valga el término) y que en su historial clínico cuenten con algún antecedente del “mal de Montano”. No es exactamente un pretencioso ladrillo posmodernista repleto de metaficción (en realidad, cuando Vila-Matas se propone narrar, lo hace estupendamente), sino que el concepto resulta tan especial que fácilmente puede ser mal entendido. Si hacemos una lectura superficial, Pasavento sería un escritor renegado, deprimido y egoísta; cuyo dinero le permite pasearse por el mundo sin hacer nada, inventándose personalidades y fingiendo estar en busca de un concepto trascendente que al final queda en pura palabrería sin sentido.

Pero la literatura no se lee así. Es un asunto mucho más profundo. Los buenos libros no se escribieron para ser gustados a la medida de cada lector; sino para que nosotros hagamos el ejercicio de interpretarlos.

Alice Munro: Amistad De Juventud

“Amistad de juventud” publicado originalmente en el año de 1990 por la escritora canadiense Alice Munro, es un libro de relatos cortos que no guardan relación entre si. No obstante, muchas de estas historias incluyen a un personaje del pasado que repentinamente aparece en la vida de los protagonistas, ya sea para rememorar los antecedentes comunes, o para influir en en los sucesos del tiempo presente.

El esquema con el que Munro construye sus relatos es complicado. Sus historias parecen dirigirse a cierto lugar, pero siempre toman un rumbo distinto. Esto significa que el argumento (que muchos autores definen perfectamente desde el primer párrafo) tardará en ser revelado. Además sus tramas se diversifican bastante, al grado de que parecen más tramas de novela que de relato corto. Tendrán que pasar varias páginas para que el lector sepa de qué trata realmente cada uno de sus relatos. El estilo de narrar es modernista, en estos cuentos es mas importante lo que se sugiere a lo que se narra. Por si fuera poco, el tiempo va y viene caprichosamente y la escritora puede romper su propio ritmo de manera premeditada. Finalmente, sus narradores pueden expresar un punto de vista o influir de manera determinante en la historia.

Por consiguiente, la estructura de estos cuentos es altamente sofisticada. Si el público lector desespera y juzga antes de tiempo, podría negarse la oportunidad de confrontar un peculiar esquema narrativo diferente al del resto de los escritores.

Uno de los temas recurrentes es la inocencia, entendida como carencia y no como una virtud. Es decir, “la falta de malicia” que observan algunas personas y que termina jugando en su contra. El lector dará cuenta de que algunos personajes son víctimas de la infidelidad o de un abuso de confianza. Pero hay mas: Munro desentraña la psicología de esos ingenuos personajes pretendiendo demostrar que los infortunios que sufren no son producto de la falta de atención o de una deficiencia del intelecto, sino de toda una personalidad que va creando por si misma las condiciones de su propio desengaño.

Cabe mencionar que la sinopsis escrita al reverso del libro es pésima; no define correctamente lo que significan estos cuentos. Por eso me permitiré detallar un poco más sobre los mejores relatos de este libro:

“Amistad de juventud” es una curiosa historia sobre una mujer que vive en una apartada zona rural y que profesa una religión ya rebasada por el tiempo. El conflicto parece radicar en una traición imperdonable cometida por su propia hermana (quien ha quedado embarazada del prometido de la protagonista). Sin embargo, cada lector podrá hacer su propia interpretación de los hechos, máxime que la narradora se atreve a exponer su punto de vista. Quizás encontremos villanos en donde parecía no haberlos; y quizás la protagonista no sea tan ingenua como creíamos.

“Five Points” cambia radicalmente de ambientación. Aborda una historia de sexo y drogas en los años del movimiento hippie. Como es costumbre, tardaremos en encontrar al verdadero protagonista: inicialmente el relato se centra en una adolescente con tan miserable amor propio que ofrece una recompensa monetaria (sí, lo leyó usted bien: paga dinero) para obtener la atención sexual de los chicos. Posteriormente el cuento se ocupará de una mujer casada que se deja llevar por una riesgosa aventura extramarital. Este cuento da por sentado que la pasión siempre tiene fecha de caducidad; así sea la de un matrimonio lleno de amor o la de un par de infieles que se citan en la clandestinidad.

“Agárrame fuerte no me sueltes” trata sobre una flamante viuda que desea conocer el lugar al que su marido fue enviado durante la segunda guerra mundial. Así conocerá a la mujer con la que el difunto tuvo sus primeras experiencias amorosas. Aquí conviene preguntar: ¿por qué una persona desearía hurgar en esos detalles del pasado? ¿qué ventajas le puede ofrecer a una viuda confrontar a una persona que ya no representa ninguna amenaza? Esta exploración “chejoviana” nos demuestra lo peculiar que puede llegar a ser la persona humana.

“Bondad y misericordia” nos ofrece un tema frívolo: el de una dama frustrada que (como tantas otras) practica el chisme, la intriga y la hipocresía. Sin embargo, este relato despliega una historia paralela inexplicable, en la que resulta difícil precisar qué es real y qué es imaginario. A Borges le hubiera encantado leer algo así.

“Naranjas y Manzanas” es posiblemente el mejor relato del libro. El título se refiere a un popular juego de adivinanzas canadiense y la trama insiste con el siempre punzante tema de la infidelidad. El protagonista será un esposo venido a menos cuya psicología indolente lo lleva a sufrir lo que tantas veces le ha sido advertido. Curiosamente, él mismo va construyendo los elementos para que la infidelidad ocurra. La historia se torna tan reveladora que termina constituyendo una verdadera obra de arte, especialmente en los últimos tramos.

Munro nos obliga a hacer un alto en el camino y preguntarnos si en verdad los seres humanos somos libres; o si por el contrario, somos presas de un destino ineludible.

“Fotografías en el hielo” es otra de las muestras literarias más destacadas. Trata sobre un predicador cuya vocación de servicio le lleva a enredarse con piltrafas humanas; en este caso, un alcohólico al que convierte al cristianismo y le devuelve la funcionalidad. No obstante, el pastor termina siendo mordido por sus ovejas rescatadas, y pone como pretexto estos desengaños para ir en busca de más almas perdidas. La narradora juega un papel fundamental en el desenlace.

“El día de la peluca” cierra brillantemente el libro. Nuevamente, dos viejas amigas se encuentran para ponerse al tanto de sus vidas. Una de ellas platicará una increíble historia sobre su marido infiel, en la que fue capaz de disfrazarse y viajar de incógnito con el fin de atraparlo con las manos en la masa. Por supuesto lo que describimos es sólo un esbozo, pues el desarrollo de este cuento nos lleva a dilemas mucho más profundos como la soledad, la competencia entre mujeres, la ambición, y la frustración profesional. En los relatos de Munro, los personajes débiles parecen estar perfectamente conscientes de sus carencias, mientras que los personajes astutos no se dan cuenta de que también pueden actuar de manera muy tonta. Con estos elementos se ejemplifica la continua contradicción de la naturaleza humana.

Por desgracia, este libro tiene un problema muy serio: su traducción. Una escritora con tan sofisticada forma de narrar (y cuyos cuentos poseen tal complejidad estructural) necesitaría de un filólogo dedicado al ciento por ciento en codificar su obra. En este caso, la traductora de “Amistad de juventud” no terminó de entender que estaba descifrando la obra de un premio Nobel de literatura. Sus frases poco pulidas complican lo que -ya de por sí- era un buen reto para el lector. Para beneplácito de los lectores, debemos decir que otras obras de Munro han sido mucho mejor traducidas al español.

La obra de otro premio Nobel reciente -el francés Patrick Modiano– contó con mejor suerte, pues la filóloga María Teresa Gallego se dedicó a traducir prácticamente toda su producción literaria (y los resultados están a la vista). En cambio la obra de Alice Munro cuenta con una ensalada de traductores de la que todo se puede esperar. Por esa razón “Amistad de juventud” no es el libro adecuado para iniciarse. Sin embargo, usted no debe descartar la lectura de esta original e inteligente autora de relatos cortos.

La crítica literaria en tiempos de las redes digitales

Hemos publicado en nuestro canal oficial de Youtube este podcast sobre “la nueva comentocracia literaria” de las redes sociales. En él reivindicamos el valor de la crítica literaria, ya que creemos que en esta era digital se está perdiendo su verdadero sentido. Explicaremos brevemente el problema de la saturación de información y de cómo deben realizarse las reseñas de libros. También hablaremos de nuestra labor como “booktubers” y “bloggers” dando cuenta de que no solemos ofrecer lo que el público lector espera de nosotros. Haga click en el enlace al video que encontrará abajo. Ojalá le resulte interesante.

Una persona propensa a los prejuicios no está capacitada para leer un libro, ya no digamos para comentarlo.

Carson McCullers: El Corazón Es Un Cazador Solitario

Con el título de “El corazón es un cazador solitario” la joven escritora de 23 años Carson McCullers publicó su primera novela en el año de 1940. Poca gente hubiera imaginado que este trabajo literario permanecería hasta la actualidad como una de las mejores novelas norteamericanas del siglo XX. El éxito se debió a la enorme sensibilidad social que despliega, sus personajes tan humanos, su aguda introspección psicológica y la indudable trascendencia del mensaje.

elcorazonesuncazadorsolitarioEl estilo de la prosa es bastante sencillo y se asimila con facilidad. La historia está ambientada en una ciudad no especificada del estado de Georgia y será narrada a la manera tradicional en tercera persona. Sin embargo, llama la atención la ausencia de un protagonista, pues ningún personaje acapara la acción por encima de los demás. Esta cualidad “coral” hace que cada capítulo se centre en las vivencias de un personaje distinto (aunque al final no exista demasiada controversia entre los puntos de vista). Por esa razón, es conveniente que hablemos de los cinco personajes más importantes. Veamos:

  • Empecemos con el mudo John Singer, personaje al que se le concede un aura de santidad gracias a su apacible personalidad que inspira confianza en sus semejantes. En efecto, la gente le busca para desahogarse y contarle sus preocupaciones. Sin embargo, la ausencia de su mejor amigo (y el desconocimiento que los demás tienen sobre el lenguaje de señas) hacen que el mudo no tenga a quien contarle sus propios problemas, de modo que se limita a escuchar. De hecho, Singer suele ocultar sus manos en los bolsillos para evitar la tentación de gesticular cosas que nadie entenderá.
  • La niña Margaret Kelly (a la que todos apodan “Mick“) recién arribó a la edad de la adolescencia. Vive en un ambiente de pobreza y proviene de una familia numerosa por lo que se dedica a cuidar a sus hermanos pequeños. Su espigada estatura (demasiado alta para su edad) le acompleja, y usa ropa holgada para esconder los cambios que se empiezan a manifestar en su cuerpo, razón por la que sus amigos le consideran una chica poco femenina. Mick desea convertirse en pianista y a pesar de no contar con un instrumento escribe su propia música y la esconde en un cuaderno secreto. Lo que más anhela es que alguien pudiera invitarle a su casa para escuchar la música que programan en la radio, pues ese aparato es un lujo que su familia no puede permitirse.
  • Ahora hablemos del forastero Jake Blunt, un hombre aficionado a la bebida y que sufre de un carácter violento y autodestructivo. Viaja de pueblo en pueblo empleándose en trabajos temporales. Sin embargo, su verdadero propósito en la vida es compartir sus ideales políticos con las personas que va encontrando en el camino. Por su conocimiento de la situación social considera capaz de abrir los ojos de la gente. Por desgracia, su carácter tosco y sus costumbres alcohólicas impiden que alguien le tome en serio y se interese por su discurso.
  • Continuemos con el restaurantero Biff Brannon, un hombre metódico que se dedica a observar lo que sucede a su alrededor. Al ser el dueño del café que se ubica en la avenida principal (y que permanece abierto tanto de día como de noche) puede enterarse de todo el movimiento que acontece en la ciudad. Si bien Biff se muestra benevolente y proporciona ayuda a sus semejantes, no pasa de ser un hombre melancólico y resignado cuya única pasión reside en elaborar curiosos trabajos manuales. Su tímida e insignificante actuación, difícilmente influirá en beneficio de la vida de los demás.
  • Finalmente mencionaremos al doctor Benedict Copeland, un ser ejemplar dentro de la comunidad negra debido a su incansable labor profesional. Este servicio consiste en la consulta a domicilio de los enfermos, así como la atención de los heridos producto de las constantes riñas que ocurren en su entorno. Copeland alberga un idealismo casi bíblico por salvar a su comunidad de la ignorancia, pero siente una gran desilusión cuando sus semejantes desoyen sus consejos. Al ser un hombre mayor, cuenta con poco tiempo para hacer algo para mejorar las condiciones de sus hermanos de raza.

Como vemos, estos personajes van construyendo un drama de incomunicación desde la soledad de su trinchera. Ninguno de ellos se encuentra completamente libre para expresar su verdadero sentir, y las personas que están a su alrededor (preocupadas por los problemas inmediatos que impone la pobreza y la segregación) no los comprenden. Mantener en silencio los ideales y los anhelos, es una carga más a la que estos seres se tienen que acostumbrar. No hay duda de que la presencia de un personaje mudo representa el símbolo más significativo de esta obra literaria.

De entre las muchas virtudes de esta autora debemos destacar su capacidad para meterse en el corazón de los personajes. McCullers posee gran sensibilidad para describir el precario amor propio de las personas pertenecientes a las clases humildes. Por ejemplo. es capaz de observar como estos seres se esmeran en esconder sus defectos físicos o emocionales, pero se esfuerzan tanto que terminan haciéndolos más evidentes.

Los seres solitarios y marginales que dan vida a esta narración nos ayudan a rechazar los estereotipos, la segregación y la intolerancia. En lugar de ello, promueven el respeto por la diversidad humana.

Una de las mejores escenas del libro acontece cuando la jovencita Mick escucha la radio a hurtadillas bajo la ventana de uno de sus vecinos. De esta manera furtiva conocerá las melodías de Mozart y las tratará de guardar en su memoria, porque cree que jamás tendrá la oportunidad de volver a escucharlas. Estos detalles delicados hacen que una novela de gran trasfondo social se muestre mucho más amable con el lector.

Por otro lado, la novela aborda el grave problema que padecen los ciudadanos norteamericanos que tienen la costumbre de alojar armas de fuego en casa, dejándolas al alcance de cualquiera. También nos habla del daño que produce la educación punitiva que genera hondos sentimientos de culpa en los niños. Las palabras hieren quedándose marcadas en el alma de los más pequeños. Por si fuera poco, su atinada descripción de las lacras del sistema económico se muestra prodigiosa por tratarse de una autora tan joven.

Al empaparse del discurso político perteneciente a los diferentes grupos humanos y las razas, la escritora hace gala del don de la empatía, y su objetivo es que los lectores realicemos un ejercicio parecido, motivándonos a entender las necesidades y los puntos de vista de los demás.

Por todo esto, hemos de concluir que la primera novela de Carson McCullers es un portento de sensibilidad humana. La introspección en el alma de los personajes es notable; los seres solitarios y marginales que dan vida a esta narración nos ayudan a rechazar los estereotipos, la segregación y la intolerancia. En lugar de ello, promueven el respeto por la diversidad humana. La sagacidad mostrada para desmenuzar la situación social de su entorno también engrandece la obra. Finalmente, su gran conocimiento sobre la problemática de las comunidades negras redondea una novela brillante y conmovedora que todo lector debería consultar. Lejos de evangelizar, la escritora se empeña en describir de manera convincente una sociedad marcada por la incomprensión.

Ante tan evidentes cualidades, pasaremos por alto las esporádicas deficiencias técnicas en la construcción de su sencilla prosa y hemos de incluir “El corazón es un cazador solitario” en la categoría de “libros mejor valorados”.

Marguerite Yourcenar: Alexis o el tratado del inútil combate

Marguerite Yourcenar ha sido identificada por la erudición de sus escritos y la sofisticación de su técnica. Y esas cualidades no fueron adquiridas con el paso del tiempo, sino que existieron desde el inicio de su carrera literaria. Su primera novela “Alexis o el tratado del inútil combate” (publicada originalmente en 1929) es ejemplo claro de una precoz clarividencia literaria.

alexisoeltratadomargueriteyourcenarSe trata de una novela corta de ciento diez páginas, que se ubica en el género epistolar y que despliega un sorprendente y muy sabio trasfondo psicológico. Los temas que se manejan son la moral, el amor, los secretos familiares, y el silencio como factor siempre nocivo en cuestiones de sexualidad. Para ser más precisos, el asunto principal es la tensión que se origina entre la naturaleza del deseo y un sentimiento de culpa que se muestra como un engendro imposible de acallar, especialmente para quien está reprimiendo su verdadera inclinación sexual.

Por supuesto, la moralidad juega un papel determinante, pues el conflicto que aquí se expone puede fácilmente confundirse con una noble lucha entre la virtud y el pecado. Desgraciadamente, esta postura es un auto-engaño que complica más las cosas, llevando a nuestro protagonista al enfrentamiento estéril que refiere el título del libro. Alexis es un hombre fuertemente atormentado y su pelea consigo mismo no le permite pensar en los demás. De tal suerte que su familia también termina siendo afectada, tanto o más que él mismo. Como vemos, este libro aborda de manera audaz, un asunto muy trascendente de la naturaleza humana.

Sin embargo, el lector no encontrará una narración propiamente dicha, sino más bien una carta, la cual nos permite abordar el problema en primera persona y profundizar el conflicto con mayor hondura. Este formato ofrece al lector una sensación de veracidad facilitando el sentimiento de empatía.

Desde luego, la lectura correcta de esta novela nos lleva al entendimiento de los dilemas propios de las personas pertenecientes a una minoría sexual. Conflictos que no proceden de su orientación afectiva, sino de las descalificaciones procedentes de la sociedad y la tradición religiosa.

Hablando de los detalles técnicos, el sofisticado narrador (o más bien redactor de esta misiva) escribe en un tono que alguien difícilmente adoptaría para una carta. Sólo un escritor bien curtido sería capaz de este nivel de erudición. Marguerite Yourcenar -como escritora debutante- desea impetuosamente mostrar su talento. Las primeras páginas de este libro pueden ser capaces de intimidar a muchos lectores. No obstante, muy pronto la escritora moderará su complejidad para alivio de su público.

El asunto principal es la tensión que se origina entre la naturaleza del deseo y el sentimiento de culpa que se muestra como un engendro imposible de acallar, especialmente para quien está reprimiendo su verdadera inclinación sexual

Afirmar que ésta es una narración es sólo un decir, pues lo que encontraremos será más bien una especie de confesión enriquecida por continuas reflexiones. Y resulta muy grato decir que tales observaciones son brillantes. Ésta es una de esas novelas llenas de aforismos que deslumbran, porque están repletas de sabiduría (quizás más de lo que podría asimilarse en una sola lectura). Pocas veces tenemos la oportunidad de leer tantas frases lapidarias una tras otra. Por si fuera poco. la prodigiosa introspección de este texto hace que sea sumamente recomendable para ser leído por los aficionados a la novela psicológica. ¿Qué más podemos pedir?

“Alexis” es una obra breve que no ofrece desperdicio. Lo que más sorprende, es que haya sido la primera novela escrita por Yourcenar. ¿Cómo es que a los veintiséis años de edad logró tal conocimiento del alma humana? ¿cómo es que fue capaz de formular tantas frases doctas? No hay duda de que su “tratado del inútil combate” es ciertamente deslumbrante. Usted podrá interesarse por el argumento de la novela o por el estilo de la escritora, pero esos factores pasan a segundo plano. Este es un texto que debe leer, porque contiene exactamente lo que se espera de un libro: sabiduría.

La traducción presente en las editoriales Alfaguara y Debolsillo es muy buena.

Nueve escritoras fundamentales del siglo XIX

Marzo mes de escritoras

El siglo XIX continuó siendo una época hostil para las mujeres que deseaban ejercer el oficio de escritoras. Las pocas damas que se atrevieron a escribir en los siglos anteriores (como Aphra Behn, Fanny Burney, y Ann Radcliffe) recibieron injustamente el descrédito y hasta la burla del medio literario. Por eso muchas de las escritoras surgidas en este siglo tuvieron que firmar sus libros de manera anónima o valiéndose de seudónimos masculinos, así podían ser difundidos entre un público lector que era (en su gran mayoría) prejuicioso del talento literario de una mujer. El lector de esta lista notará que algunos de los nombres que vamos a enumerar aparentemente se refieren a un escritor varón. Pero no es así.

Muchas de estas escritoras murieron muy jóvenes y por lo tanto escribieron sus obras en edades tempranas. Esto sugiere la existencia un talento natural y también un impulso joven y vigoroso por posicionar en el imaginario colectivo el valor de la mujer, su sentir y su precaria posición en la sociedad. Otro aspecto importante es que en el siglo XIX empezaron a surgir las escritoras que provenían de sectores distintos al de la nobleza. Gracias a ellas podemos conocer el punto de vista de las mujeres provenientes de las clases medias, e incluso de los sectores más desfavorecidos.

Esta lista enumera a nueve de las autoras más destacadas del siglo XIX, las cuales serán nombradas por orden cronológico. Comenzamos:

janeaustenJane Austen: Tal vez hoy en día sea la escritora más famosa de esta lista, pero en su momento sus libros fueron publicados modestamente y de manera anónima. Su origen en la clase media rural inglesa le impidió codearse con los escritores del momento (los cuales se inclinaban por el género gótico y romántico), de tal suerte que Austen crearía un estilo propio muy ajeno a las tendencias de moda. Se le reconoce por su prosa sofisticada y meticulosamente pulida. Fue ella quién le otorgó al arte de la novela una voz netamente femenina. Con su mensaje pugnó por la educación intelectual de la mujer. Su obra puede encontrarse en infinidad de ediciones pero las traducciones más recientes están en Alba Editorial.


maryshelleyMary Shelley: Esta escritora inglesa pertenecía a un sector artístico que de antemano se mostraba rebelde y progresista, de modo que no le importó firmar sus libros con su propio nombre. Tenía un talento natural para la narración gótica, pues escribió la novela “Frankenstein” a los veinte años de edad. Además debe ser reconocida por la audacia de introducir protagonistas femeninos en la novela histórica (algo que jamás había sido hecho). Además tuvo la valentía de cuestionar las instituciones políticas y religiosas del momento. Fue la primera escritora de narrativa que ofreció una alternativa al poder político masculino. La traducciones más recientes de Shelley han sido publicadas por Nórdica Libros.


HermanasbronteLas hermanas Brontë: Son un caso verdaderamente extraordinario de mujeres jóvenes de clase humilde adelantadas a su tiempo. A pesar de su precario entorno social privilegiaron la educación y el desarrollo profesional sobre el matrimonio y la maternidad. Publicaron poesía y novelas bajo seudónimos masculinos, aún sin tener los medios económicos para financiarse. Emily Brontë escribió la novela “Cumbres borrascosas” que significó todo un paradigma en el género romántico inglés. Ann Bróntë abordó temas más crudos con un estilo didáctico (por ejemplo el alcoholismo en la novela “La inquilina del Wildfell Hall“). Charlotte Brontë pudo vivir hasta los 38 años y contó con el tiempo suficiente para escribir cuatro novelas, en las que explora temas profundos e universales como la discriminación, la soledad, y los amores imposibles. Su obra más famosa es la aclamada novela “Jane Eyre“. Toda la obra narrativa de las tres hermanas se encuentra publicada en Alba Editorial.


georgesandGeorge Sand: Su verdadero nombre era Aurore Lucílle Dupin y nació en Francia. Fue hija de un matrimonio conformado por un hombre noble y una mujer humilde. En consecuencia, su familia fue repudiada por la sociedad y quizás esto influyó para que desde muy joven se identificara con ideas progresistas. Sus valores fueron los libros, la cultura y (por encima de todo) la libertad. Fue responsable de un centenar de libros (en su mayoría novelas) y fue artífice de una vida transgresora, sorteando los prejuicios de su tiempo; amó a los hombres que quiso amar, se vistió de la manera que le vino en gana y escribió todo lo que su conciencia le dictó, siendo un ejemplo de tenacidad, valentía y sensibilidad social. Su obra se encuentra prácticamente olvidada en el mundo de habla hispana. Afortunadamente empieza a ser reeditada por Alba Editorial y Dépoca.


georgeeliotGeorge Eliot: Su nombre verdadero era Mary Ann Evans, y a pesar de haber nacido en el seno de una familia de clase media fue una mujer altamente instruída. No le interesó prepararse para ser madre sino para estudiar todo lo que le fuera posible y convertirse en escritora reconocida. Sus libros superaron el romanticismo y la novela gótica de sus antecesoras proponiendo un realismo filosófico mucho más trascendental. Se desligó de la sociedad materialista de su entorno y prefirió escribir sobre las personas sencillas y libres. Su novela “Middlemarch: un estudio de la vida de provincias” está considerada entre los mejores libros ingleses de todos los tiempos. Su obra está perfectamente bien documentada gracias a Alba Editorial.


ElizabethGaskellElizabeth Gaskell: Inicialmente publicó sus obras de manera anónima y después tuvo la audacia de firmar con su nombre verdadero. Provenía de la clase media y vivió en ciudades cercanas a los complejos industriales cuyo ambiente opresivo y contaminado sirvió de inspiración para muchas de sus historias. Esta mujer logró compaginar la maternidad con la escritura y dejó un interesante legado de novelas, relatos cortos, y una biografía (“La vida de Charlotte Brontë). Su obra suscita interés literario pero también histórico, ya que describe la situación social de la Inglaterra victoriana en plena revolución industrial. Sus libros han sido publicados por Alba Editorial, Penguin y Dépoca. Si usted ha ignorado a esta escritora tal vez deba cambiar de opinión.


pardobazanEmilia Pardo Bazán: Sin duda la escritora más prolífica e interesante de España. Se trata de un personaje valiente y revolucionario que firmaba sus libros con su verdadero nombre, Puso el tema de los derechos de la mujer en la agenda de un país profundamente conservador. Fue pionera en el campo de la literatura realista; sus novelas introdujeron la controvertida corriente naturalista en el mundo de habla hispana. Sus cuentos también son profundamente apreciados. Entre sus temas recurrentes se encuentra el de la violencia ejercida por los hombres contra de las mujeres. Sus novelas más famosas (entre tantas historias geniales), son “Los pazos de Ulloa” y “La madre Naturaleza“. Muchos de sus libros pueden conseguirse en Alianza Editorial.

Esta es sólo una pequeña muestra de escritoras del siglo XIX cuya obra vale la pena consultar. Siguiendo nuestra costumbre, nos hemos centrado en creadoras de narrativa, es decir novelas y cuentos. Pero bien podríamos haber nombrado a poetisas como Emily Dickinson y Rosalía De Castro, a escritoras más versátiles como Harriet Stowe, e incluso otras novelistas como Louisa May Allcot. Por el momento, los invitamos a seguir navegando en nuestro blog y a consultar más información sobre el tema que nos apasiona: la literatura.

José Emilio Pacheco: Las Batallas En El Desierto

Advertencia: En esta ocasión no escribo una reseña, sino un breve análisis por lo que me he permitido la presencia de spoilers.

lasbatallaseneldesiertosmallLa novela corta “Las batallas en el desierto” escrita por José Emilio Pacheco en el año de 1980 es una obra muy popular de la literatura mexicana. La razón de su fama es su brevedad, su facilidad de lectura y el trasfondo social que despliega. Efectivamente, este libro resulta muy fácil de leer para todo aquel que nació en México o que conoce a fondo su cultura. No así para los lectores extranjeros que naturalmente desconocen la jerga utilizada en el libro y no están familiarizados con el entorno. La traducción de esta obra literaria a cualquier idioma extranjero tendría que apoyarse en una gran cantidad de notas a pie de página. Y más aún, cualquier versión castellana destinada a venderse en España o América del sur debería ser una edición comentada.

Porque la peculiaridad de este libro no sólo radica en su colorida prosa (la cual incluye expresiones populares, anglicismos, marcas comerciales, y onomatopeyas), sino que además despliega una técnica posmoderna que se propone reproducir textualmente el lenguaje oral y sus modismos. Para lograr este propósito el narrador omite los guiones, los signos de interrogación, los signos de admiración y las comillas. Vaya, no es que José Emilio Pacheco haya inventado esta licenciosa modalidad literaria; Julio Cortázar ya escribía así, y Roberto Bolaño haría lo propio (no olvidemos que la posmodernidad es la época de la licencia, todo puede ser escrito).

En cuanto al argumento, se ha dicho que esta popular novela constituye una añoranza de la Ciudad de México de los años 1950, con sus pachucos, sus boleros, sus películas y sus antiguas construcciones de estilo colonial. Vestigios que fueron demolidos para dar paso a una dudosa modernidad impuesta por el novedoso modelo norteamericano de la posguerra.

Sin embargo, creo que la mayor virtud de esta historia se encuentra en su atinada crítica a la moralidad ejercida por las familias de la época. La paradoja radica en que esos mal entendidos valores religiosos también debieron ser demolidos (como las casonas de la colonia Roma), desafortunadamente el edificio de semejante moral torcida aún permanece firme en cierta parte de nuestra sociedad.

Las batallas en el desierto” es ante todo una brillante radiografía del disfuncional modelo familiar del pasado.

El niño Carlos protagonista de esta novela, se enamora inocentemente de Mariana, la joven madre de su mejor amigo Jim. Por vez primera experimenta un sentimiento de amor distinto al que siente por su madre o por su mascota. No obstante, en lugar de que su ternura sea canalizada en pro de una sana educación sentimental sus padres le acusan de una precoz y libidinosa perversión. Para ellos el comportamiento de su pequeño hijo amerita una urgente confesión religiosa y (aunque usted no lo crea) también una evaluación psiquiátrica.

El lector descubrirá que este exagerado temor a lo pecaminoso proviene de la promiscuidad doméstica en la que ya vivían los miembros de la familia (el padre adúltero que mantiene una casa chica, el hermano mayor violador en potencia que acosa salvajemente a la empleada doméstica, Isabel la hermana que experimenta sus primeros escarceos amorosos con un desafortunado pretendiente (el cual termina siendo salvajemente golpeado por el padre y el hermano). Por todas esas razones la madre, temerosa de que ocurra una situación incestuosa, decide que el niño Carlos de ocho años de edad también se ha convertido en un peligro. Y por lo tanto necesita ser perdonado por la iglesia y curado por la ciencia médica.

Y las contradicciones no acaban aquí: ante el desastre moral creado por los que viven bajo su techo, la provinciana madre decide que la culpa proviene de las personas ajenas a su familia. De modo que la Ciudad de México repleta de gente pobre e ignorante, es la que ha contaminado a sus hijos. Y descarga especial furia contra las mujeres despidiendo a la empleada, desterrando a su hija y desacreditando a Mariana por ser una impúdica provocadora. Con estos elementos llegamos a la siguiente conclusión: lo que corrompe a nuestro pequeño protagonista no es su despertar romántico sino la idea de moral que impera en su familia y en su entorno social.

Si realizamos una segunda lectura del desenlace, nos daremos cuenta de que no representa una tragedia propiamente dicha sino más bien un desengaño producto de la imaginación o la exageración de los infantes. Los hechos narrados no especifican que en realidad haya tenido lugar el fallecimiento de Mariana. Lo único que esta claro es la precaria situación del niño Rosales, que habiendo sido un escolar como cualquier otro, ahora se dedica a vender goma de mascar en la calle. Carlos no es el único personaje que sufre un desengaño. También lo sufre Rosales quien desde niño tiene que enfrentar la vida. También lo sufre la propia Mariana que es utilizada sexualmente por un poderoso funcionario. También Isabel que ha sido separada de su familia. Y también Jim quien (en palabras de la madre de Carlos) es sólo un pobre niño bastardo.

En este conflicto los afectados son exclusivamente los niños y las mujeres, mientras que los hombres (padres de familia, jóvenes promiscuos y políticos con poder) continúan libremente dando rienda suelta a sus deseos. “Las batallas en el desierto” es ante todo una brillante radiografía del disfuncional modelo familiar del pasado. Un modelo que aún no ha sido superado pero que el escritor José Emilio Pacheco logró diagnosticar brillantemente.

Haruki Murakami: Kafka en la orilla

“Kafka en la orilla” novela escrita por el autor japonés Haruki Murakami, presenta una historia poco usual, llena de situaciones extravagantes y abordando temas controvertidos e inclusive disparatados. Es un libro difícil de entender para el público que se limita a leer de manera superficial. Por lo tanto, necesita de una reseña diferente, en la que iniciemos precisando un marco cultural que nos permita darle sentido a tan extensa y peculiar obra literaria.

kafkaenlaorillaIniciemos explicando un concepto filosófico: “El principio de no contradicción” de Aristóteles, el cual rige la lógica de la civilización occidental. Ese principio dice: eres lo que eres y no puedes ser otra cosa al mismo tiempo. De manera que en occidente no solemos conceder demasiado margen para la contradicción ni para la ambigüedad. Pues bien, en el mundo oriental rige una lógica muy distinta. Según el taoísmo la contradicción está presente en todos los seres y en todas las cosas, pues cada una de ellas posee en su interior un opuesto complementario. La coexistencia de dos fuerzas contrarias (es decir, el yin y el yang) generan el equilibrio que da sentido a la vida.

En la cosmogonía de los pueblos asiáticos se habla de dos mundos paralelos: un mundo material que vemos, palpamos y que aparentemente podemos controlar; y un universo espiritual que no podemos ver. Y curiosamente es allí, en el mundo invisible e inalcanzable es donde se desarrolla la existencia real. Por consiguiente, la humanidad no controla su destino sino que está supeditado a las fuerzas de la naturaleza y a los designios de los espíritus.

Los japoneses creen en la existencia de espíritus muy poderosos que necesitan ser apaciguados. El sintoísmo es el culto a la naturaleza tal como es, indomable e impredecible. Para ellos la idea de que el hombre pueda lograr el control del mundo es absurda. Sin embargo, existen pequeños espacios por los cuales el ser humano puede asomarse al mundo espiritual, el mundo de lo invisible. Y esos espacios son la mente subconsciente, los sueños, y las llamadas experiencias paranormales (situaciones de las cuales este libro se encuentra repleto).

La literatura japonesa no siempre habla de fenómenos sobrenaturales a modo de bellas metáforas, sino que tales eventos pueden formar parte de una trama convencional. Porque Japón es el reino de los espíritus invisibles en donde todo puede suceder.

Bajo esta mirada cultural, no resulta extraño que en esta novela lluevan peces, que los seres humanos hablen con los gatos, que un personaje duerma durante días completos, y que íconos de la publicidad como Jonnie Walker o El coronel Sanders cobren vida. Estos detalles aparentemente estrambóticos sirven para ubicarnos en otro nivel de existencia: el nivel inconsciente, donde se encuentran las fuerzas contradictorias de la creación y la destrucción, el amor y el odio, y la vida y la muerte.

Lo que esta ficción propone es la apertura de una pequeña rendija por la cual el ser humano podría ingresar al mundo de lo invisible y tomar control de su paso por la vida. O al menos corregir alguno de los traumas que le agobian.

El motivo más importante de esta novela es la pérdida del conocimiento. Pareciera que todos los personajes han sufrido en algún momento una condición de desmayo, estupor, estado de coma; o bien han experimentado una visión delirante.Y esa desconexión lejos de perjudicar a los personajes les supone una oportunidad única e irrepetible para incursionar en el mundo de lo invisible.

Si efectivamente la historia ilustra la correlación de dos mundos paralelos, se antoja congruente que el autor haya optado por narrar dos historias simultáneas, con dos narradores diferentes y dos protagonistas. Por un lado el joven Kafka Tamura se pierde en el bosque para cumplir su karma, ordenar su árbol genealógico y reintegrarse a la vida (o más bien para experimentar un verdadero nacimiento tras un doloroso parto de quince años). Mientras tanto el anciano Satoru Nakata acude al mar para cerrar armoniosamente su ciclo. Para ello tendrá que encontrar la puerta que le dará acceso al mundo de los espíritus: una especie de piedra filosofal con la que apaciguará a los espíritus y devolverá a su alma el equilibrio necesario. Un tercer personaje (la bella, fría y etérea Señora Saeki) funge como enlace entre los dos héroes. Ella vive en un irregular estado intermedio entre la vida y la muerte y su suplicio debe ser finiquitado. Así la vida logrará la necesaria renovación y continuará con su eterno devenir.

Con ello podemos concluir que “Kafka en la orilla” es una obra literaria de gran calado. Es verdad que su gigantesco entramado está repleto de extravagancias argumentales, personajes bizarros y episodios políticamente incorrectos (animalistas y feministas radicales no deben leer este libro). Y a pesar de todo ofrece un mensaje claro y congruente.

Pudimos haber abordado esta reseña desde el punto de vista tradicional, diciendo que la novela pertenece al género fantástico, que el tema principal es el complejo de Edipo, que la sicología de los personajes es bastante rica, que su manejo del misterio se muestra impecable, que se vale de un inusual formato de capítulos sincronizados, que debido a la magnitud de su entramado resultó imposible finiquitar la historia de manera límpida, que ofrece los acostumbrados ganchos comerciales (como escenas gratuitas de sexo o referencias a la música occidental)… a grandes rasgos esa hubiera sido nuestra opinión.

Pero ese tipo de reseña no nos hubiera ayudado demasiado con el propósito de extraer la verdadera esencia de Haruki Murakami, escritor ambicioso y grandilocuente, cuya ficción a menudo se ubica en un nivel distinto de realidad… o como dirían los místicos japoneses: en el reino de lo invisible.

Superestrellas de la traducción literaria.

Como sabemos, no cualquier traductor está capacitado para codificar un texto literario, pues necesita de una particular competencia lingüística y cultural. Dada su complejidad, el lenguaje literario exige una especialización rigurosa (más aún si el texto que se va traducir proviene de tiempos antiguos). El deber del traductor es aproximarse lo más posible a la intención original del escritor, incluyendo en su trabajo todos los elementos lingüísticos y culturales que presenta el texto original.

El traductor especializado en la interpretación y reconstrucción de textos antiguos (más propiamente dicho, el filólogo) nos facilita enormemente nuestra labor como lectores, pues confronta el texto en su forma original, interpreta la intención del autor, asimila su estilo, conserva la intención y la belleza de los recursos literarios, y por último, transporta el lenguaje, la época y la cultura a las circunstancias actuales. Todo esto para que los lectores gocemos de una lectura más auténtica y relajada.

“Superestrellas” es un término poco apropiado para personajes de labor tan silenciosa. Pero dada su importancia, les rendimos un merecido homenaje utilizando una palabra estruendosa y “farandulesca”. Porque para los lectores de libros estos hombres y mujeres son verdaderas luminarias.

Por ello presentamos esta lista que incluye a diez de los traductores en lengua castellana más importantes de la actualidad. Todos ellos son ganadores de premios importantes en su campo y cuentan con créditos de traducción en importantes obras de literatura clásica (las cuales nombraremos precisando las editoriales en las que podemos encontrar su trabajo). A nuestras amigas y amigos lectores les resultará muy conveniente familiarizarse con estos nombres, ya que su mención en la portada de un libro, les garantizará un nivel de excelencia en la codificación de los textos literarios. Es decir, la traducción ideal de los libros que amamos… Comenzamos:

victorgallegoballestero

Víctor Gallego Ballestero:
Filólogo especialista en letras rusas (en muchas fuentes de información su segundo apellido ha sido erróneamente mencionado como “Ballesteros”). Ha ganado el premio internacional de traducción “Read Russia” por las mil páginas de “Anna Karénina” publicadas en Alba Editorial. Cuenta en su haber con la más reciente edición de “Cuentos” de Antón Chéjov. Ha traducido a otros maestros rusos como Nikolái Gógol (Mírgorod, Tarás Bulba), Ivan Goncharov (Una historia corriente), Liev Tolstói (Relatos, Jadzhi Murat) e Iván Turguéniev (Humo, Novelas Cortas), todas para Alba Editorial. Con sus traducciones la literatura rusa definitivamente dejó de ser pesada y confusa.

Fernando Otero Macías:
Alba Editorial le ha confiado el encargo de actualizar la obra del genial escritor ruso Fiódor Dostoievski. Al momento ha logrado resultados de excelencia en “Crimen y castigo“, “Pobre gente“, “El idiota“, “Memorias de la casa muerta” y “Los demonios“. Además comparte créditos en “Los hermanos Karamázov” con otros dos profesionales. Ha traducido prácticamente a todos los mestros rusos como Liev Tolstói (Los Cosacos) Antón Chéjov (Flores tardías y otros relatos) Iván Turguéniev (La reliquia viviente) y Máksim Gorki (Narraciones) para Alba Editorial y para la prestigiosa Editorial Atalanta.

mariateresagallego

María Teresa Gallego Urrutia:
Filóloga especialista en Literatura Francesa con una obra enorme a la que le ha dedicado toda una vida. Quizás sea la mejor traductora de habla hispana. Se le reconoce por su magnífico trabajo en “Los miserables” para Editorial Alianza. Suya es la traducción más reciente de “Madame Bovary” (que ahora se titula “La señora Bovary“) y de “Papá Goriot” (que ahora se titula “El pobre Goriot”) ambas en Alba Editorial. Ha traducido a Gustave Flaubert (La educación sentimental), Stendhal (Rojo y negro, La cartuja de Parma), Emile Zola (Therese Raquin, El paraíso de las damas) y Guy de Maupassant (casi todas sus novelas) para esa misma casa editora. Asimismo, fue seleccionada para ser la traductora del premio nobel Patrick Modiano por Editorial Anagrama.

José Luis López Muñoz:
Especialista en letras Inglesas. Curiosamente este es un traductor autodidacta, quizás el más prolífico de la actualidad. Ha traducido a Jane Austen (Orgullo y prejuicio, Emma, Sensatez y sentimiento), Oscar Wilde (El retrato de Dorian Grey) Virginia Woolf (La señora Dalloway, Al faro), Edith Wharton (Ethan Fröme, Estío) y Charles Dickens (Tiempos difíciles) para Alianza Editorial; también a George Eliot (Middlemarch, Silas Marner) para Alba Editorial. Ha traducido a escritores norteamericanos como Francis Scott Fitzgerald, William Faulkner (Editorial Debolsillo), Raymond Chandler (Alianza) y John Cheever (Emecé Editores). Puede considerarse el traductor castellano de la obra de Joyce Carol Oates (Alfaguara). Y esto es sólo una pequeña muestra de todo lo que ha hecho.

mauroarmino

Mauro Armiño:
Posiblemente sea el traductor literario más respetado de la actualidad. Este filólogo es capaz de ofrecer trabajos de excelencia tanto en la literatura francesa como en la inglesa. Su último gran trabajo ha sido el de los siete complicados volúmenes de “A la busca del tiempo perdido” de Marcel Proust para Editorial Valdemar. Otras de sus traducciones son “Germinal” de Emile Zola para Alianza Editorial/Austral. y “Eugenia Grandet” de Honoré de Balzac para Ediciones Siruela. Es reconocido por la extraordinaria edición de “Cuentos completos” de Guy de Maupassant para Páginas de Espuma. También ha traducido la obra de Oscar Wilde (Austral/Valdemar) y muchas de las novelas de Julio Verne (Editorial Valdemar). Puede considerarse el traductor definitivo de Marcel Schwob (Alianza Editorial). También ha traducido a Nathaniel Hawthrone (La letra escarlata) y a Voltaire. Tal vez tenga la mejor traducción de “Alicia en el país de las maravillas” (Editorial Valdemar) “Peter Pan” (Editorial Eldelvives) y “Los tres mosqueteros” (Alianza editorial). Como vemos Mauro Armiño posee un vasto catálogo de traducciones repartidas en las mejores casas editoriales.

Francisco Torres Oliver:
Escritor y traductor, ampliamente conocido por haber logrado la traducción definitiva de todos los relatos de H. P. Lovecraft para Editorial Valdemar, todo un clásico del terror. Además ostenta créditos en la traducción de “Drácula” (Alianza/Austral) y Frankenstein (Alianza/Nórdica). En otros campos de la literatura ha traducido “La isla del tesoro” para Editorial Valdemar y “El amante de Lady Chatterley” para Alianza. También cuenta en su haber con varias novelas de Thomas Hardy (Alba Editorial) e Isak Dinesen (RBA Libros). Finalmente (y dando un giro totalmente inesperado), ha realizado dos traducciones de Jane Austen para Alba Editorial: “Mansfield Park” y “Persuasión“.

miguelsaenztraductor

Miguel Sáenz:
Escritor y traductor especialista en filología Alemana. Uno de sus trabajos más recientes es la celebrada traducción de las tres novelas de Franz Kafka para la prestigiosa editorial Galaxia Gutemberg. Su traducción más popular es “La historia interminable” de Michael Ende. Además es el traductor al castellano del premio nobel Günter Grass (obteniendo el premio nacional de traducción por “El rodaballo“). Tiene entre sus créditos el teatro íntegro de Bertolt Bretch y prácticamente toda la obra de Thomas Bernhard.

Miguel Temprano García:
Este catedrático y traductor (no confundir con el foto-periodista del mismo nombre) ha traducido la versión más celebrada de la novela “1984” de George Orwell para las editoriales Lumen y Debolsillo. Lo mismo puede decirse de su estupenda versión de “La Odisea” para Blackie Books. Es el actual traductor de la obra de G. K. Chesterton para Editorial El acantilado. También ha traducido varias novelas de Virginia Woolf y Ernest Hemingway para Editorial Debolsillo. Igualmente las lujosas ediciones de cuentos completos de Robert Louis Stevenson (Debosillo/Penguin) y de Herman Melville (Alba). También ha traducido a Charles Dickens (Alba Editorial) y a Scott Fitzgerald (RBA Libros).

IsabelGarciaAdanez

Isabel García Adánez:
Doctora en Filología Alemana. Logra el reconocimiento gracias a la más reciente traducción de uno de los libros más importantes de la literatura moderna “La montaña mágica” con sus mil cincuenta páginas de compleja narrativa dialéctica. De ese mismo autor Thomas Mann, ha traducido “Los Buddenbrook” y “Confesiones del estafador Félix Krull” para Editorial Edhasa. Es la principal traductora castellana de la premio Nobel Herta Müller (Ediciones Siruela). También ha traducido a Peter Handke (Alianza) y a Joseph Roth (El acantilado).

Selma Ancira:
Traductora especialista en letras eslavas. Ha traducido dos de las obras más famosas de Nikos Kazantzakis: “Zorba el griego” y “Cristo de nuevo crucificado” para Editorial El Acantilado. Asimismo, ha traducido las muchas obras que esa misma editorial publicó de Liev Tolstói. También tiene entre sus créditos novelas de Mijaíl Bulgákov (Morfina) y algo de la épica de Aleksandr Pushkin (El prisionero del Cáucaso). Dirigió una antología de cuentos rusos llamada “Paisaje caprichoso de la literatura rusa” para la editorial Fondo de Cultura Económica.

Es posible que nuestra lista se haya quedado corta y nos haya faltado mencionar a uno o varios traductores vivos de esta misma importancia (o bien, talentos jóvenes que han iniciado con el pie derecho en el campo de la filología). Por el momento, creemos que con estos diez nombres podremos visualizar un panorama más claro a la hora de comparar las diferentes ediciones de nuestros libros clásicos. Con estos traductores usted difícilmente podrá equivocarse.

Antes de leer a: Amos Oz.

En este blog suponemos que usted no desea leer una biografía más de este gran escritor, sino algún tipo de información más pertinente y útil. Por ejemplo, una guía sencilla breve y convincente sobre los libros que escribió y los temas que plantea. Hoy hablaremos del autor israelí Amos Oz (cuyo verdadero nombre fue Amos Klausner), y que escribió novelas cuentos y ensayos desde 1963 hasta 2018, el año de su muerte.

Un tema constante en la obra de este escritor es el conflicto entre Israel y Palestina. Y no podía ser de otra manera, pues todos los habitantes de Israel, la franja de Gaza y Cisjordania, han vivido por más de cincuenta años en la línea de fuego. Sin embargo, la visión del escritor no es militante sino pragmática, lo que nos garantiza que sus libros no serán en absoluto panfletos. En realidad estamos hablando de uno de los novelistas más interesantes de los últimos tiempos.

El otro gran tema es la familia, en especial aquellas familias divididas o que padecen una desgracia. En todas las familias existe en mayor o menor medida una ruptura, un secreto o una tragedia. De modo que este asunto nos concierne a todos. Otro de los temas presentes es la traición. Considere usted lo siguiente: en medio de una pugna de carácter irreconciliable (como el conflicto árabe-israelí), cualquier persona que trate de mediar o de empatizar con la causa contraria será fácilmente calificada de “traidora”. Ahora veámoslo desde el punto de vista de una familia rota: ante un divorcio los hijos se enfrentan a una disyuntiva; si deciden mostrar preferencia por uno de los cónyuges irremediablemente herirán los sentimientos del otro. Ciertamente, en medio de la guerra la traición está implícita. Se podría decir que es inevitable.

Dicho esto, empecemos con sus libros. Y qué mejor para empezar que la autobiografía del autor llamada Una historia de amor y oscuridad, la cual ha sido aclamada tanto por el publico como por la crítica especializada. Amos Oz describe el devenir de toda una familia, enfocándose en sus experiencias infantiles y juveniles. Entre otras cuestiones, narra el regreso de su clan a la tierra prometida, y también la lamentable tragedia en torno a su madre, misma que origina su prematura independencia y su decisión de cambiarse el apellido.

Ahora hablemos de sus ensayos, los cuales hoy en día deben considerarse fundamentales, en especial el par de volúmenes que tratan sobre el tema del fanatismo. Amos Oz piensa que esta lacra esta presente en casi todos los conflictos humanos. Esos dos textos conforman el legado ideológico de nuestro escritor: Queridos fanáticos está basado en varias de sus apreciadas conferencias. Por otro lado, Contra el fanatismo recoge tres ensayos muy breves pero certeros en torno a uno de los síndromes más perjudiciales de nuestros tiempos.

עמוס עוז

A continuación comentemos brevemente algunas de sus novelas. Una pantera en el sótano está ambientada en la época de la ocupación británica de Israel y muestra una situación a todas luces inocente: un niño de doce años juega a ser el libertador de su patria, formando en su escuela un pequeño escuadrón subversivo. Sin embargo, al entablar amistad con un extranjero, será acusado de traidor por sus amiguitos, y también por personas mayores. Esta novela demuestra que ante los ojos de un fanático no existe la cordura, solamente la causa.

Quizás en otro lugar se inspira en las experiencias de juventud del escritor: cuando tenía quince años Amos Oz escapó de su casa y se fue a vivir a un Kibutz, es decir a una comunidad agrícola en la que todos los bienes son comunales. Esta novela trata sobre los enredos (a veces tan disfuncionales) que pueden ocurrir en una comunidad cerrada, que a pesar de todo se sostiene por profundos lazos emocionales.

Conocer a una mujer se inscribe en la literatura de espías y agentes secretos, con la notable diferencia de que nuestro protagonista es un espía jubilado, y el único trabajo que le queda por hacer es indagar en la vida de las personas que pertenecen a su propia familia. En efecto, el protagonista debe confrontar a esos seres queridos a los que rara vez puso atención y que nunca logró comprender. Casualmente todas esas personas son mujeres.

Para quien haya leído varios libros de Amos Oz y desee continuar con algo diferente, podrá optar por La caja negra, una novela epistolar de técnica innovadora, o al menos diferente a las acostumbradas por el autor israelí. El tema es la ruptura matrimonial y las represalias que los padres toman el uno contra el otro, arrastrando a los hijos en sus disputas.

Tocar el agua tocar el viento es una de sus obras más originales, recomendada a los lectores más experimentados. La novela desarrolla la historia de un reencuentro amoroso en medio de la segunda guerra, abordando un ambicioso enfoque metafísico. El protagonista se propone derrumbar las barreras que existen entre las matemáticas y la música considerando que ambas disciplinas tienen dos elementos en común: el ritmo y la armonía. Por medio de esos conceptos el hombre pretende comprender el universo.

amosoz02blog

De igual manera, los lectores avanzados podrán asomarse a otro libro muy original llamado El mismo mar, una narración coral escrita parcialmente en verso y en la que los personajes se enfrentan a distintas formas de separación del ser amado. Los lectores que se han acercado a esta maravillosa pieza de lirismo han encontrado gran belleza, por lo que recomiendan su lectura.

Judas es su última obra maestra. Esta novela replantea muy seriamente la visión del personaje bíblico de Judas Iscariote. Sin embargo, la trama se ubica en nuestra época, centrándose en un joven con fuerte carga ideológica cuyo infortunio le obliga a replantear su vida. Mientras eso ocurre aparece un amor imposible, que lo lleva a renegar de su patria y convertirse en un “Judas”. De esta manera, el amor y los ideales se confrontan con el concepto de traición.

Finalmente, para el lector que disponga de poco tiempo y desee algo más sencillo, se recomienda leer el cuento La bicicleta de Sumji; una narración corta y simple acerca de un niño al que le regalan una bicicleta. Ese obsequio desencadena una serie de eventos los cuales le hacen conocer el sentimiento de amor, la voz de la vocación, y la sensación de pertenencia. Todo en un mismo día.

En este artículo no contamos con el suficiente espacio para estudiar a fondo la magnífica obra de Amos Oz. De cualquier manera ofrecemos a nuestro lector esta guía (quizás muy vaga pero al menos estimulante) para empezar a leerle. En resumen: si usted desea confrontar sus novelas maestras, busque Judas y Una historia de amor y oscuridad. En cambio, si desea leer algo de lo más sofisticado de su catálogo lea Tocar el agua tocar el viento o La caja negra. No olvide que el libro más poético de toda su obra traducida al español es El mismo mar. Por ultimo, los que busquen un libro introductorio, deben leer Una pantera en el sótano. (Y no está de más darle un vistazo a sus ensayos). ¡Qué tengan buenas y reconfortantes lecturas!